Mi aventura WWOOF

Vendimia
Foto de Dan Greenberg

He vuelto da vacaciones. Y creo que tendré que parar de hablar un poco de nuestro especial “varietales del mundo” porque me gustaría compartir esta aventura con vosotros. Porque este año tengo más y más historias que contar. Y claro, empezaré por el principio: mi aventura WWOOF en la Grange de Bouys.

WWOOF

Para quien no sepa, yo lo explico de nuevo. WWOOF (Wolrd Wide Oportunities on Organic Farms) es una asociación sin ánimo de lucro que conecta granjas ecológicas o sostenibles con voluntarios que quieran aprender más sobre estas técnicas.  El proyecto surgió en Reino Unido poniendo en contacto gente del entorno urbano al rural. Tuvo tanto éxito se extendió por todo el mundo, conectando gente de todas las partes con granjeros, agricultores que cultivaban sus plantas llevando a cabo las técnicas de la agricultura ecológica, orgánica y/o biodinámica.

Dry Stone Wall – Foto de Dan Greenberg

En Francia

En Francia aparte de granjas, hay muchos viñedos ecológicos por todo el país que se adhieren al proyecto. Allí, hay una conciencia fuerte acerca de la sostenibilidad y la salud. La agricultura biológica impera y lo exigen no solamente con la fruta o la verdura, sino en todo lo que ingieren. Desde los huevos, el queso, la leche hasta el vino.

Para quien acompaña Vinálogos desde hace tiempo, sabe que siempre que tengo la oportunidad realizo este proyecto. No solamente porque me gustaría saber más sobre vinos y aprender más sobre su cultivo, sino también porque el proyecto en sí me parece una excelente forma de concienciar a la gente sobre la importancia de un cultivo sostenible y sano.

Para mí, este es proyecto está genial.

 

Otros WWOOFs

El pasado año fui a la Grange de Bouys para hacer la vendimia. Mis vacaciones empezaban en septiembre y como muchos sabéis, la vendimia del año pasado se adelantó mucho. Así que cuando llegué ya estaba casi todo recogido. Aun así pude vendimiar la cariñena (mazuelo) y tuve una de las mejores experiencias de mi vida.

También en marzo estuve en el Domaine Pascal Henriot, en Champlite, al lado de la Borgoña. Estuve allí aprendiendo a hacer la poda, montar espalderas y plantar nuevas cepas. Fue todo súper interesante aunque el tiempo no ayudó mucho.

Foto de Dan Greenberg

Este año

Pues este verano puedo decir que la experiencia fue completa. He vendimiado la syrah, la clairette, la garnacha blanca, la garnacha negra, la cinsault, y la cariñena. He hecho la vendimia completa de la bodega y seguía con ganas de más.

Éramos 6 wwoofers en la casa. Una noruega, una alemana, un francés, un americano, una inglesa y yo (brasileña). Todos estábamos allí por motivos distintos, pero el vino y el proyecto nos unían a todos. Llegamos todos más o menos en la misma semana, y nos pusimos con las actividades que ellos nos dieron.

Aparte de la vendimia, hemos trabajado en la cava, en el huerto ecológico, limpiando terrenos para prevenir incendios, y hemos construido muros con los principios de “Dry Stone”.

Todo fue enriquecedor. No tengo palabras para agradecer lo mucho que vengo aprendiendo con Stephane y Florance durante este poco tiempo que nos conocemos. Allí es donde empiezo a creer que un mundo mejor es posible.

La construcción de un mundo mejor empieza dentro de nosotros mismos. En mi caso, el WWOOF fue uno de los caminos que encontré para hacer algo por mí y para el mundo. Y pretendo seguir por ahí.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.