Mencía – la antítesis de Galicia –

Ya hemos hablado del albariño, la uva blanca por excelencia de Galicia. Hemos rendido homenaje a esta cepa porque el pasado 1 de agosto fue su día. Esta semana hemos elegido una cepa también muy conocida en Galicia y en las regiones aledañas: la mencía.  

Contrapunto del albariño en todos los sentidos. Empezando por su nombre. Albariño es un nombre masculino, mencía es femenino. Albariño es una uva blanca; Mencía una uva tinta. Albariño crece en las costas gallegas, la mencía crece en el interior de Galicia.

No solamente crece en Galicia, también en el Bierzo y en Portugal, más concretamente en la región de Dão.

¿Pero qué hace a la Mencía tan especial?

Sí, la Mencía es una uva muy especial. Ojo: muy especial y barata. Sus vinos cuestan una décima parte de un Borgoña y sus aromas son tan finos y delicados como una pinot noir. Es especial porque se ha demostrado que la Mencía tiene una gran capacidad de envejecimiento, parecido a los vinos más finos y elegantes. Si te gusta la pinot noir o la gamay, esta es una uva para descubrir.

Origen

El origen de la cepa es desconocido. Durante mucho tiempo esta uva fue considerada una adaptación de la Cabernet Franc. Estudios de ADN demostraron que no era así, sino que a pesar de su similitud organoléptica, la Mencía y la Cabernet Franc son uvas con ADN completamente distintos.

En el blog Vinos Cutanda se afirma que la cuna de dicha cepa es la antigua Roma, que con la epidemia de la filoxera fueron obligados a trasladar sus viñedos al norte de España. La misma teoría sigue en la página web Gran Bierzo, que indica que el origen de la cepa en nuestro país tiene sus inicios en la invasión de los romanos en el noroeste de la Península. Además, parece ser que hay referencias acerca de estas viñas en las regiones de El Bierzo y Valdeorras en algunas citas de los escritos del romano Plinio.

Edad Media y Camino de Santiago

Así como el imperio fue decayendo poco a poco, las viñas pasaron por el mismo proceso. Fue en la Edad Media cuando las cepas empezaron a cobrar protagonismo nuevamente. En esta época, de la mano de los monjes, principalmente cistercienses, las órdenes monásticas establecidas realizarían diversos cruces e injertos de las vides autóctonas, introduciendo nuevas técnicas de cultivo y elaboración, ayudando así a la expansión de la vid.

Sin embargo, solamente cuando el Camino de Santiago empezó a popularizarse, y en su recorrido se podían apreciar las viñas creciendo y desarrollándose a lo largo del camino, fue cuando el vino empezó a cobrar importancia. Por un lado, no solo servía como una bebida para alegrar a los peregrinos, sino que también por otro se utilizaba como moneda de cambio para pagar impuestos.

Dónde

La Mencía es una uva relativamente desconocida. Quizás en España sea más conocida que en el resto de los países. Aun así, fuera de sus regiones de cultivo no es una uva que tenga gran repercusión. Se cultiva principalmente en las regiones de El Bierzo, Ribera Sacra y Valdeorras en España. En Portugal se cultiva en  la región de Dão.

Existen cerca de 10,700 hectáreas totales de esta cepa. La mayor parte localizadas en España, en las regiones citadas anteriormente, y el resto se encuentra en Portugal.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.