El Bierzo y sus misterios por descubrir

Cuando hablamos de vinos españoles nuestra cabeza siempre pasa por las grandes denominaciones de origen que dieron fama a este país: Rioja, Ribeira de Duero… Además de regiones guapísimas, ambas hicieron que España fuera conocida como un país vitivinícola destacado gracias a grandes vinos que de ahí proceden. Así como Francia, España también tiene denominaciones de origen clásicas que constituyen sin duda ninguna un marco en la historia del vino y de nuestra producción. Sin embargo, así como Francia, como he destacado en mi artículo de la semana pasada, España también tiene secretos por descobrir.

¿De qué secretos estamos hablando?

Bierzo. No hay palabra más bonita que para denominar una región tan rica en paisajes y en vinos. El Bierzo es una región española, localizada al noroeste de la provincia de León. Geográficamente limita las provincias de Orense, Lugo, Asturias, y con algunas zonas leonesas tales como La Montaña (Murias de Paredes y Laciana), La Cabrera y la Meset.

Etimología

La palabra Bierzo, etimológicamente, desciende del indoeuropeo “Bergidum” y proveniente de una lengua céltica de “bheregh” que quiere decir montaña. Su nombre remonta a la Edad de Hierro, en que el nombre Bergidum Flavium era el nombre de uno de los enclaves castreños más importantes de la conquista romana del Noroeste hispano.

Castaño - Bierzo
Castaño – Bierzo

La región

Hoy en día, esta zona da nombre a la denominación de origen de los vinos producidos en esta área. De esta forma, el Bierzo constituye un conjunto de pequeños valles en la zona montañesa, con un amplia y llana depresión, donde se pueden encontrar predominantemente 3 tipos de cultivos.

La región está marcada por un microclima, bastante acertado para el cultivo de la variedad autóctona de la zona. Es un clima suave, húmedo, sin temperaturas extremas durante todo el año. Llueve bastante, con una media anual de 721 mililitros.  Su baja altitud impide, generalmente, las heladas tardías –  cosa que no fue posible el pasado año – .

La uva

Allí he estado yo, apreciando no solamente los paisajes sino también probando de sus vinos. Y es que la uva Mencía, la que predomina en esta región, es una gran conocida mía desde los tiempos que he vivido en Galicia. Como muchos saben, Albariño es la uva autóctona por excelencia de Galicia; sin embargo, cuando hablamos de variedades tintas, Mencía es la que predomina, principalmente en el interior de Galicia,  acogida por las denominaciones de origen Ribera Sacra, Valdeorras y, claro, Bierzo. La uva Mencía también tiene otros nombres. Es decir,  no extrañe si ves en alguna botella nombres de las variedades Loureiro Tinto, Negra, Negro y Tinto Mollar – todas estas son la misma – .

Origen y característica

Mencia, es una variedad de uva tinta, que durante mucho tiempo fue considerada una adaptación de la Cabernet Franc. Estudios de ADN demostraron que no era así, sino que a pesar de su similitud organoléptica, la Mencía y la Cabernet Franc son uvas con ADN completamente distintos.

De ahí, se ha investigado y han descubierto que la Mencía es una variedad que fue traída de los romanos al Bierzo durante la invasión del noroeste de la Península Ibérica. Sus racimos son pequeños y compactos, de color azul y hollejo grueso, lo que marca una gran concentración de polifenoles.

Su mosto se destaca principalmente por contener una gran cantidad de azúcar y una baja acidez.

Pittacum

Hemos intentado concertar visitas en varias bodegas pero dado el puente, muchas estaban cerradas. Así que, en vista de la escasez de tiempo, de las distancias, hemos conseguido agendar la visita a la Bodega Pittacum.

Quien me sigue en Vivino sabe que, hace poco, he catado el Petit Pitacum . Y es que le he valorado como un vino afrutado, con aromas a frutas rojas, muy rico y aconsejable para el día a día.

El vino es un Mencía clásico y elegante para el día a día. Estando en la tierra de este vino, he decidido que me gustaría conocer más, es decir, no probar solamente el Petit Pittacum sino también otros vinos de la bodega.

La visita

Quien nos ha guiado en toda la visita ha sido Sonia, encargada de guiarnos en la visita y explicar un poquito sobre la historia de Pittacum. Sonia nos ha explicado todo sobre el proceso de los vinos y el origen de la bodega, desde la procedencia de su nombre,  hasta todo el proceso de desarrollo del vino.

Significado del Nombre

Pittacum procede del nombre de un utensilio data de la época románica, que tiene forma parecida a un jarrón de barro, que los romanos utilizaban para mantener el vino fresco. De ahí el nombre de la bodega.

Así como Galicia, la Denominación de Origen Bierzo no obliga a tener el viñedo a pie de la bodega. Dado las variadas pendientes, suelos, orientaciones de la región, cada parcela de mencía tiene características diferentes. Y por ello, la bodega opta por comprar uva de varios viticultores locales. Las uvas de cada parcela son vinificadas por separado para, solamente después son mezcladas, con las cantidades que les parecen adecuadas.

Cepas en otoño - Bierzo
Cepas en otoño- Bierzo

Viñedos

Solamente 5 hectáreas de viñas son de propiedad de la bodega. Estas consisten en viñas con más o menos 110 años de antigüedad. Las demás uvas son compradas de viticultores locales. Estos son elegidos exhaustivamente por su cuidado con la tierra, la edad de las viñas (entre 50 y 110 años) y su cultivo adecuado.

Terroir

El suelo de la región se caracteriza por materiales de Mioceno, cobiertos por una capa de cuaternario. Esta textura, caracterizada por ser ligeramente ácida, con el PH próximo a 5,5 y con ausencias de carbonatos, es propia de los climas húmedos. Los suelos en pendientes se constituyen por una mezcla de cuarcitas, pizarras.

Para elegir una uva de calidad, la bodega opta por viñas procedentes de parcelas poco inclinadas. Las que están cerca de los ríos. También se opta por pendientes semi abancaladas o sino por viñas de pronunciadas inclinación – altitudes que varían entre los 450 y 1000 metros – .

Elaboración

Sonia explicaba que en los días de vendimia, hay gente en la puerta de la bodega esperando recibir las uvas y pasarlas por una primera selección. De ahí los vinos pasan por la despalilladora, separando el fruto del racimo. Solo entoces el mosto pasa a los depósitos de acero inoxidable, para la fermentación.

Dado que la uva es una variedad muy aromática, se realiza una prensa suave. Dice Sonia que apenas se prensa la uva, utilizando una prensa vertical, con presiones de baja intensidad.

La extracción de los taninos se lleva a cabo a través de bazuqueos manuales. Es decir, mezclando las partículas sólidas con las líquidas.

Bodegas Pittacum - Bierzo
Sala de cata – Bodegas Pittacum – Bierzo

Resto de la visita

Tras conocer el proceso,desde la vendimia hasta el embotellado, pasamos a la sala de cata. Pittacum hace parte del grupo Terras Gaudas, bodega que da nombre a uno de los albariños más vendidos del país. Pittacum produce 3 vinos en la bodega: el “Pettit Pittacum rosado”, el “Petit Pittacum” y el “Pittacum”. Infelizmente, dado las heladas de este año, no tendremos la variedad rosada. Confieso que era uno de los vinos que más curiosidad tenía.

Los vinos

Cuanto a Pittacum y al Pettit Pitaccum, la cata in situ me proporcionó otra experiencia. Mi ficha de cata sigue siendo parecida, con unos matices mas acentuados. Sin embargo la visita me ha proporcionado un valor añadido para poder hablar de estas botellas. La historia de la bodega y la atención que nos dieron seguramente es un valor intangible; un añadido la calidad de los vinos. El primero, un vino afrutado para todos los días; el segundo, un vino más complejo, para acompañar una buena comida.

Fue una visita muy agradable y explicativa. Nos han explicado muy bien sobre todo el proceso del vino y sobre todas las curiosidades de la bodega.  Aconsejo mucho la visita para todos los públicos, inclusive a los que no saben mucho de vino.  Sería un buen empiezo para enamorarse de este mundo.

Paisajes del Bierzo

Además de grandes vinos, el Bierzo cuenta con un paisaje guapísimo lleno de paisajes naturales y ciudades históricas. Uno de las paradas obligatorias de esta región, sin duda es Las Médulas. Consiste en una explotación de oro datada de la época románica y que hoy es considerado Patrimonio de la Humanidad.

Otra visita obligatoria es Ponferrada, un pueblo guapísimo que enmarca el comienzo de mi visita por esta región. Infelizmente no he podido entrar en el Castillo de los Templarios pero solo la vista exterior es guapísima.  Sin embargo, en la ciudad es posible probar los vinos de la región. Uno de los sítios que recomiendo mucho es una quesería llamada “La Via Lactea” que ofrece los vinos de Pittacum por copa, entre otros de la región. Además, claro, de la gran variedad de quesos para poder maridar el vino.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.