¡Yo soy garnacha!

Yo soy garnacha pero también garnachera. Esta variedad mediterránea, multifacética, sociable y compleja la podemos disfrutar en vinos tintos secos, dulces y espumosos, y a lo largo y ancho de la geografía vinícola mundial. 

La garnacha es una variedad que lejos de ser grácil es plena en matices, sensible a los suelos donde crece, al clima y a la altitud. Se desarrolla en una armoniosa sinfonía con el clima mediterráneo y los vientos que le limpian y coadyuvan a su maduración pausada y progresiva. 

Yo soy garnacha porque al igual que la variedad, nací en una tierra rica en colores; tierra alegre y calurosa, único lugar del mundo donde la alegría no sólo se siente sino que se degusta.

Fuente: web de la Alcaldía de Barranquilla

¿Garnacha, Grenache o Cannonau?

En una relación de ambivalencia con el viento, a pesar de su violencia, el frío y seco mistral minimiza el riesgo de enfermedades fúngicas en las viñas de garnacha en el sur de Francia, y sus homónimos cierzo en Aragón y el seré en Cataluña. 

En contraposición, en la tierra donde nací soplan, también a veces con demasiada fiereza, los frescos y húmedos vientos alisios.

Esta variedad originaria de Aragón, en la esfera internacional y en Francia se le conoce como grenache y en Cerdeña, donde también reclaman su procedencia, como cannonau. 

La garnacha tiene dos variantes en color: la gris y la blanca, y una por mutación morfológica, que es la garnacha peluda. 

Origen

Se cree que la garnacha proviene del Reino de Aragón (Cerdeña, Sur de Italia, Sicilia, Croacia y Grecia / Siglos XII-XVII) y en efecto, es la estrella hegemónica en las principales DOP aragonesas, así como en la regiones catalanas DOP Alta Alella y DOCa Priorat

Su origen etimológico tiene dos hipótesis: por el “manto de piel”  que vestían los jueces y consejeros del Rey de España, llamado garnacha y por su relación con la variedad italiana vernaccia. 

El origen etimológico de mi nombres es algo mas complicado a la vez que tajante. Tengo un nombre compuesto, en el cual Olga proviene de la raíz escandinava Helga y significa fortaleza e invulnerabilidad (¡já!, esta definición es bastante pretensiosa para la Olga que está escribiendo estas líneas) y Beatriz, nombre latino de edad imperial, se refiere a “aquella que da felicidad”, aunque algunas fuentes proponen una derivación originaria de Viatrix, el femenino de “viajero”.

En ambos casos, la raíz etimológica de mi nombre le tiende la mano a la personalidad de esta variedad de uva viajera, siendo la séptima variedad más plantada del mundo, una variedad a la que le va la dificultad, que se sabe acomodar a los ciclos climáticos donde predomina la sequía y que, ineludiblemente, proporciona felicidad a quien la bebe en un buen vino. 

Mi apellido, claramente español, de origen toponímico, procede de Galicia, concretamente en el término municipal de Lugo. Para algunos filólogos, tiene su origen en la antigua raíz prerromana kar, “piedra”. 

Una variedad sociable y afable

La garnacha es una variedad sociable que hace sinergia con sus socias líquidas españolas o francesas e imprime personalidad a sus vinos. 

En España, en la Rioja se nos presenta como aliada de la tempranillo, en Navarra ha encumbrado los rosados con sus notas amables de fruta roja; en el Priorat, Campo de Borja y Madrid brilla en solitario.

Es la G del trinomio perfecto GSM (grenache/syrah/mourvèdre) nativo del sur del Ródano, donde se enaltece en la opulenta AOP Châteauneuf-du-Pape y en una más accesible AOP Gigondas.

En Francia, es la punta de lanza de los rosados de la Provenza, Tavel y Lirac, con vinos ligeros en color, notas minerales, de fruta roja y herbáceas. 

También presente a lo largo de los 200 km desde Nîmes hasta la frontera española, donde se encuadra el viñedo más grande Francia, el LanguedocRousillon.

“La historia del vino es la expresión de sus tradiciones”

En sus versiones de Vin Doux Naturel -VDN-  cuando llevan roble, producen vinos con carácter oxidativo con aromas a caramelo, café y nueces. Los encontramos en las AOC Rasteau en Languedoc-Rousillon, Banyuls, Maury y Riversaltes. 

Garnacha: variedad multifacética

Yo soy garnacha porque me encanta viajar, disfruto conocer otras culturas y modos de vida y tengo una marcada debilidad por la cosmopolita y culta Francia, que ha acogido y hecho muy suya a la grenache.  

Yo soy garnacha porque al igual que la variedad, disfruto de la buena compañía, me gusta compartir y dejar huella en las personas a quienes quiero y mi carácter, perseverante y luchador, impulsa mi efervescencia ante las adversidades.

La garnacha en su versión espumosa puede ser pletórica y refrescante; en su versión de VDN puede ser golosa, compleja y cálida; en su versión rosada puede ser mineral y plena de fruta roja y en su versión tinta seca, puede ser lo que le apetezca. 

De la garnacha tenemos flores, fruta roja, especias dulces como la canela, aceitunas y en sus versiones más complejas, notas de tabaco, de café, de pasas, licorosas y de cuero. 

Cuando se cultiva en umbría pueden sorprender su perfil cítrico que bascula entre el pomelo, la naranja y la lima. Y en maceraciones largas puede perder materia colorante pero ganar en aroma y tanicidad.

Reflejo del legado de un glorioso pasado

Yo soy garnacha y soy cafetera, apasionada por el vino y también por el café, el de mi tierra –café arábigo-, de la tierra de las flores, de la orquídea y la cayena, de la Palmera de Cera del Quíndio y del Roble Morado, insignia de mi Barranquilla querida. 

Yo soy garnacha y soy española. Enamorada de su riqueza cultural, de su patrimonio artístico, cultural y gastronómico, de su gente acogedora y alegre. Mi patria de acogida desde hace diecisiete años; la tierra de nacimiento de mi hija, donde he crecido, he madurado, he aprendido y sigo en el proceso. 

La garnacha habla español en Estados Unidos en las AVA’s de Washington y California, en Israel, en Australia en McLaren Vale y Barossa Valley con vinos de sabores intensos, taninos suaves y aromas de fruta negra.

La garnacha es una variedad con expresión de fruta, con tendencia a altos niveles de alcohol, de taninos e intensidad de color media y cuando se trata de viñas viejas y densidades de plantación reducidas y controladas, la garnacha es sedosidad, estructura y el reflejo del legado de un glorioso pasado. 

Yo soy garnacha pero también garnachera. Me encanta disfrutar los vinos de esta variedad en blends o como varietal, vinos con una ambivalencia capaz de generar nostalgia y retrospección, a la vez que despiertan nuevas sensaciones, divertidas y refrescantes. 

La garnacha, una variedad con menos volumen aromático pero con más complejidad que sus aliadas habituales. En boca es vigorosa, cálida, con cuerpo, tánica y con tendencia oxidativa. 

Vinalotips de historia

Una hipótesis sobre el origen de la variedad, indica que la primera mención que se hizo a esta variedad, apareció en 1.613 en la obra de Miguel de Cervantes, “El Licenciado Vidriera”, en donde relata una lista de vinos blancos italianos que el protagonista disfrutó en un bar de Génova.

Datos Curiosos

  • Châteauneuf-du-Pape fue la primera AOC de Francia, creada en 1936. El 75% de sus viñedos son de garnacha y el 30% de sus viñas son orgánicas con certificación. 
  • El día oficial de la Garnacha se celebra anualmente el tercer viernes de septiembre. 

¡Salud!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.