Pinot noir, uva de terroir (Parte III)

Si, sigo con la pinot noir. A veces siento que de todas las uvas que elijo tengo tantas cosas que decir que los posts  se me quedan cortos. Al mismo tiempo no me gusta marearos con tanta información como si fuera una enciclopedia. Así que prefiero a veces repartir los posts en varias partes y que en cada uno podáis disfrutar poco a poco sobre la magia de cada uva.

Sé que he hablado sobre las peculiaridades de la pinot noir y su capacidad camaleónica en los terroirs del mundo. Camaleónica en el sentido de proporcionar al catador una experiencia diferente en cada botella. Una experiencia que pocas uvas proporcionan de forma tan rotunda. La de percibir el terroir.

La pinot noir es una de la pocas uvas del mundo cuya su delicadeza puede ser una gran ventaja para el viticultor que quiere expresar la personalidad de su entorno. Como he dicho antes, es una de la pocas uvas que se anula para que el terroir se exprese.

No que las otras no lo hagan. Pero no en esta medida. ¿Y eso la hace más especial que las otras? No. Pero la hace singular. Y esta singularidad es apreciada más por unos y menos por otros. Todo depende de lo que se busque, y obviamente que la pinot se adapte allá dónde se plante. Porque aunque se anule, también hemos dicho que no es una uva fácil.

Pero justamente porque la pinot es una uva de terroir, tiene todo el sentido explicar en qué regiones crece y que  diferencia hay entre una región y otra.

Pinot Noir y sus terroirs

La pinot es una uva muy inestable y dependiendo del sitio donde crece y el año de su vendimia presenta aromas completamente diferentes. Entonces, en este caso concreto, en vez de generalizar, vamos a personificar. Vamos a recorrer varios países y señalar algunas características principales. Sin olvidar claro, que todo puede pasar cuando se habla de una uva como la pinot.

Enhorabuena Francia – Homenaje de Vinálogos a “Les Bleus”

La pinot francesa

Casi que debería decir “la pinot borgoñona”. Pero como vamos a hacer un recorrido por países, prefiero destacarla como francesa. Aunque ya sabemos que su región por excelencia es la Borgoña. Y después Champagne. En la Borgoña, la pinot noir suele ser muy herbácea y leve. También predominan los aromas terrosos y florales. En los florales destacan aromas a rosas y violetas. En cuanto a fruta podemos destacar aromas a cereza recién recogidas.

La pinot alemana

No sé bien si es alemana o francesa. Bueno, es alemana definitivamente, pero no deja de ser una región cerca de la frontera de Francia. La región en cuestión es Ahr y está localizado encima de la famosa Mosela.

Los vinos de pinot noir de esta región suelen ser más afrutados, con aromas predominantes de frambuesa y cereza dulce. También se destaca los aromas terrosos, habiendo una buena dosis de uno y de otro.

La pinot italiana

La pinot noir italiana es norteña. Es decir, suele desarrollarse mejor en las tierras del norte de Italia donde el clima es mucho más fresco. Según el blog Wine Folly, los aromas afrutados de la pinot italiana se asemejan a la pinot francesa, aunque los aromas terrosos destacan, también destaca aromas a humo, a tabaco, a pimienta blanca y al clavo. Los italianos la suelen llamar pinot nero, y dado que Italia sin duda es más cálido que Francia, los vinos de pinor noir suelen ser más alcohólicos. Bueno, al parecer también poseen más color.

Continuará…

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *