De paseo por Dijon

Dijon

No todo es trabajo en el proyecto wwoof. Hay días que descansamos… y viajamos. Si. Lo bueno de estar en una región de vinos es que en nada puedes ir a conocer a otros productores, las ciudades de la región y todo lo demás. El domingo pasado he pasado el día en Dijon.

No fue mi primera vez en la ciudad. En realidad estuve en Dijon en el verano de 2016. Pero la experiencia es completamente diferente cuando vas de la mano de un productor local.

Dijon

La ciudad

Dijon es la monumental capital de la región de Borgoña. Históricamente, Dijon ya era importante en la época franca, cuando ocupaba apenas 11 hectáreas de extensión y estaba rodeada de una linda muralla de 33 torres.

Durante la edad media, Dijon fue la capital del poderoso ducado de Borgoña, hecho que podemos apreciar hoy en día en su imperiosa arquitectura. En el siglo XVI, Francisco I la llamaba la ciudad “de los 100 campanarios”. Aunque mucha de estas torres ya no están allí, todavía se conservan algunos ejemplos como los campanarios de la iglesia románica de Saint Philibert, la gótica de Notre Dame, la renacentista de Saint Michel, o la catedral de Saint Benigne, cuya cripta es del siglo XI.

Dijon es destino turístico principalmente por la riqueza de su patrimonio histórico y también por su cercanía a las zonas vitivinícolas más importantes de Francia. Ir a Dijon sin catar un Borgoña seria como ir a Burdeos y no haber probado un vino de su zona.

La ciudad es encantadora y pintoresca. Está llena de terrazas en sus tranquilas plazas, en el casco antiguo donde se puede tomar una buena copa de vino y apreciar la vida de los locales.

Dijon

Vida local

Es curioso pero ya es la segunda vez que voy a esta ciudad y me encanta ver como los franceses adoran tomar una copa de vino en las terrazas. Las sillas generalmente están puestas en dirección a la calle, para que puedan ver a los otros pasar. Es algo que siempre me llamo la atención en Francia. Que sus ciudadanos pidan una cerveza, una copa de vino o un café, y lo tomen viendo el movimiento de la calle.

Dijon

También está el mercado cubierto, un auténtico paraíso para los sentidos. Ahí podrás empezar a entrenar tus sentidos para ser un buen catador. Las verduras, frutas y los alimentos frescos son los grandes protagonistas. Aunque como estamos en Francia sabemos que no puede faltar una sesión de quesos y vinos.

Dijon

Dónde comprar vinos

Dijon es un buen lugar para comprar vinos de Borgoña. En cada esquina es posible encontrar tiendas de vinos que venden los mejores de la región. Comparando con España, los vinos no son baratos. No esperes pagar menos de 25€ por un vino tinto de Borgoña, ni menos de 15€ por un blanco.

Tiendas como La Route des Vins o Dr. Wine son buenos ejemplos de tiendas que ofrecen una gran variedad de vinos locales y del país. Dr Wine también tiene un bar, donde se pueden degustar estos maravillosos Pinots Noir por copas. Una tienda muy conocida también es Nicolás, un “negociant” de la región que vende una gran selección de botellas tanto de la región como del país.

Dijon

Vignerons vs Negociants

Tradicionalmente, el panorama del vino en Borgoña se divide de la siguiente forma:

Los primeros eran viticultores que poseían viñedos, cultivaban y elaboraban el vino. Este es el caso de Pascal. Por otro lado, los negociants se dedicaban a comprar vino, todavía en barrica, realizar mezclas con ellos, embotellar y comercializarlos con su nombre. Esta mezcla se realizaba con pequeñas partidas de vinos de varios vignerons. Siempre de la misma AOC (Denominación de Origen). Lo que llaman entre ellos de assemblage.

Hoy por hoy, sigue siendo habitualmente de esta forma. Aunque muchos vignerons acabaron convirtiéndose en negociants, comprando vino de otros viticultores, embotellando y comercializando por su cuenta. Tened en cuenta que la mayoría de los vinos de Borgoña llevan el nombre del negociant en la etiqueta, y no del agricultor.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *