Literatura líquida

Literatura líquida que moja los labios y alimenta el alma. Literatura líquida, expresión de la naturaleza, legado cultural. Literatura líquida para regalar, para compartir y para disfrutar.

A seis días para celebrar la navidad, concatenamos reuniones y amistades con vinos, burbujas, y brindis por doquier. 

Así que, hoy te propongo un breve desarrollo de ideas para regalar; ya sea que celebres la navidad, los reyes magos o simplemente, si te dejas arrollar por el carácter festivo de estas fechas.

¡Dime que regalas y te diré quién eres!

Hacemos regalos para agradecer, como un acto de aprecio mutuo, para sorprender, para expresarnos, y sin embargo, nos preguntamos una y otra vez, ¿qué regalar?

No solo se trata del contenido del regalo, también, de la presentación, la logística, el coste y todo lo que implica encontrar el regalo ideal. Por tanto, regalar literatura líquida será siempre un acierto con infinitas opciones para expresarnos.

Bueno, y regalar literatura también es una apuesta segura, incluso para los menos motivados hacia este arte, el arte que emplea la palabra como instrumento. El arte que expresa la belleza en verso y en prosa, en papel y en digital, en lo real y en la ficción. 

¿Qué vino regalar? ¿Qué libro regalar? 

Entre ambos hay elementos comunes. Podemos regalar libros y vinos de tendencia, clásicos, apasionantes joyas literarias,  de grandes historias, distopías, thrillers, y así, seguir con un desplegable de opciones, todas ellas válidas y versátiles.

Hay muchos factores en juego a la hora de decidir, no solo en cuanto a las opciones que tenemos a disposición, sino también en cuanto a la personalidad, los gustos, la edad y nuestra relación, con quien va a recibir nuestro regalo.

Burbujas, efervescencia y brillo son clásicos de las celebraciones de fin de año. Podemos optar por lo más conocido o escarbar un poco entre tiendas especializadas y probar pequeños viticultores, nuevos participantes, tendencias eco sostenibles, denominaciones pequeñas, menos conocidas, o dar el salto, hacia las burbujas de calidad presentes en países del nuevo mundo.

Champagne, Cava, Prosecco, Crémant, Saumur Mousseux, Franciacorta, Asti Spumante, Sekt, espumoso Cap Classique, etc. Mil y una opciones, de variedades, climas y estilos.

Literatura líquida vestida de fiesta

Vinos para personalidades arrolladoras, de relación fluida con la imaginación, el arte y la estética; para quien disfrute estar en compañía, la diversión y la fiestas. 

Un espumoso es cosmopolita, literatura líquida conocida inequívocamente a lo largo y ancho del mundo, es moda, es tradición, es contradicción. 

Es fruto de un proceso empírico, mejorado y adaptado en cada una de las épocas, en las cuales se fue consolidando hasta llegar a ser lo que es hoy en día. 

Un espumoso es potencial aromático, aromas frutales, cuerpo, redondez, potencia y a la vez finura, (y en algunos casos, capacidad de envejecimiento).

Y si de libros se trata, tenemos los grandes clásicos de la literatura, que marcaron hitos, que convulsionaron la sociedad en un momento concreto, que se atrevieron a denunciar, que no pasan de moda. Libros efervescentes, cosmopolitas, impetuosos, transgresores …

Bien dijo, el escritor de las Ciudades invisibles,  Italo Calvino, que un clásico es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir. 

Entonces, Tolstói, Flaubert, Austen, Dickinson, Shelley, Unamuno son opciones siempre acertadas,  sempiternas, que regalan no solo letras, también contexto, experiencia y visión. 

“Para gustos, los colores” 

Como reza la paremia: para gustos, los colores. Entonces podemos regalar un blanco, un rosado o teñir nuestro regalo del tono del pincel que la literatura romántica más evoca cuando de amor y pasión se trata.

Blancos en barrica, con cuerpo y estructura. Un regalo ideal con aromas frutales, herbáceos y minerales. Un abanico de aromas, de sabores e historia alrededor de estos vinos.

España con sus omnipresentes albariños y verdejos, tiene un amplio desplegable de blancos varietales y blends de calidad, con perfiles variados e interesantes. 

Garnachas blancas de las DOP Alella, Costers del Segre y Terra Alta; palomino de Jerez, godello del Bierzo, malvasía de Canarias, picapoll de Pla de Bages; perfumes de manzana y melocotón de treixadura en Ribeiro, son todas opciones ideales para regalar. 

Para entusiastas de la literatura líquida contemporánea, para personalidades extrovertidas, los blancos de España, toda vez que hay variedad de estilos, de cepas, de opciones. 

Literatura líquida de la tierra de Victor Hugo y de Thomas Mann

Con un presupuesto holgado, crucemos fronteras, descubramos otros territorios y disfrutemos literatura líquida alemana y francesa.

Los anhelados chardonnay borgoñones, por ejemplo. Un Chassagne-Montrachet, un Mersault; o en otro caso, un gewürztraminer alsaciano, un riesling alemán Grosses Gewächs o siendo más golosos, un Prädikatswein Spätlese, un Sauternes o un vendimia tardía alsaciano. 

Vinos con peso, con historia, ligados al lujo, al placer gastronómico y a las grandes historias. Vinos para sibaritas, entusiastas,  férreos aficionados, y ¡para quien pueda pagarlos!. 

Y en el campo de las letras, literatura con carácter, con aroma de frutas y especias. Literatura gastronómica: Felicidad. Si, el estado de ánimo de satisfacción y gozo; y también, el título del libro más reciente de la afamada Chef española, Carme Ruscalleda. 

Literatura autobiográfica, como Diarios de Virginia Woolf o Cartas de Kafka. Literatura de viajes, música, cine y fotografía. Literatura líquida y letras impregnadas de sabor. 

Tintos para regalar

Si finalmente, nos decantamos por los tintos, las opciones se multiplican nuevamente. Tintos con crianza o jóvenes; españoles, franceses, italianos, chilenos, argentinos, mexicanos, sudafricanos, estadounidenses, … Con mucha fruta, con nervio, tánicos, con barrica de roble francés o americano, de guarda o de pronto consumo. 

Literatura líquida con tonalidades en tonos rubí, granate, bermejo, teja. Literatura líquida de la que España, la tierra donde vivo, tiene tanto para ofrecer como estrellas en el cielo.

Puedes ir a lo fijo con los mitos del vino español, como son los Vega Sicilia o Castillo de Ygay de la bodega Marqués de Murrieta; echar mano de las grandes joyas del siglo XX, de elaboradores como Peter Sisseck, la familia Chivite (Arínzano), la familia Vivanco, Telmo Rodriguez, Álvaro Palacios. 

O ir hacia elaboraciones de mínima intervención, nuevos emprendimientos o en la búsqueda de la máxima expresión varietal.

Geografía tinta española

Tempranillo a lo largo y ancho de la península, garnachas del mediterráneo o de la sierras del sistema central, bobal del levante español, en Utiel-Requena o la Ribera del Júcar; mencías atlánticas y de la cornisa cantábrica; callet de las Baleares; o listán negro y negramoll de las Islas Canarias. 

“Somos los libros que hemos leído. O somos, de lo contrario, el vacío que la ausencia de libros ha abierto en nuestras vidas.”

Tomás Eloy Martínez

Vinos, libros, historias, lo más importante es disfrutar de la vida, disfrutar de las pequeñas y grandes alegrías que se nos presentan y al alzar nuestras copas dedicar una sonrisa, por la amistad, la familia, el amor, los proyectos, los éxitos y el porvenir.

¡Felices fiestas!

¡Salud!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.