DOCa Priorat: viticultura heroíca, mística y mineralidad

El tercer viernes de septiembre se celebra el día Internacional de la Garnacha, así que hoy vamos a celebrarlo haciendo un recorrido por la DOCa Priorat que ha hecho muy suya a la garnacha.

A una hora en coche al sur de Barcelona, en la provincia de Tarragona, se encuentra la comarca del Priorat, con capital en Falset, que acoge esta Denominación de Origen Calificada, que comparte título, solo con la homóloga DOCa Rioja, en España. 

Enclave flanqueado, como un tesoro de la naturaleza, por macizos montañosos y por el río Ciurana (Siurana en Catalán), afluente del Ebro. 

El Priorat es vino, singularidad e historia monástica. Se encuentra enmarcado en el gran anfiteatro montañoso que se extiende a los pies de la sierra de Montsant. 

Territorio vinícola de tierras abruptas y adustas, así como de vinos místicos que alumbran al amparo y la protección de la naturaleza singular que les acoge. 

Viña plantada en vaso, en Poboleda.

El Priorat: región singular y referencia de calidad vinícola

Tierra de viticultores de sólida raigambre

Una región singular y referente en vinos con una filosofía de mínima intervención, capaz de captar y reflejar su evolución a través del tiempo. 

Es la región administrativa que acoge a la comarca, es territorio adscrito al antiguo Priorat de la Cartuja de Escaladei, cuyos monjes impulsaron y expandieron el cultivo de la vid en el siglo XII y es la Denominación de Origen Calificada. 

La DOP Priorat se estableció en 1932, aunque no fue hasta finales de la década de los ochenta cuando la denominación vivió una nueva era de resurgimiento y posterior esplendor.

No podemos hablar del Priorat sin mencionar el valioso aporte, intelectual, científico y emotivo, que le han dado a esta región Alvaro Palacios, René Barbier, Carles Pastrana, José Luis Perez y Daphne Glorian.

Visionarios, profesionales y entusiastas que rebosantes de pasión por el vino, de solida raigambre y espíritu emprendedor lograron darle protagonismo y prestigio a esta DOCa única y particular, introduciendo nuevos enfoques en la viticultura y vinificación, así como, variedades foráneas.

El Viñedo Prioratino

El viñedo que acoge la DOCa Priorat tiene 17.629 ha, de las cuales 1887 ha corresponden a la vid, trabajadas por 600 viticultores. 

El ADN de esta región está marcado por la garnacha y la cariñena, variedades tintas recomendadas por el Consejo Regulador que acoge a la denominación. No obstante, hay otras variedades autorizadas, como la cabernet sauvignon, merlot, syrah, picapoll negre, etc. 

Cuando escuchamos Priorat pensamos en vinos tintos, aunque dentro del reglamento de la DOP se pueden elaborar otros tipos de vino: blancos, rosados, de finca y de subzona. Vinos de licor y vinos de uvas sobremaduras. 

El viñedo prioratino tiene una fuerte presencia de clima mediterráneo, con una ligera continentalidad conferida por los macizos montañosos que le aislan, a pesar de estar, a tan solo 16 kilómetros del mediterráneo. 

Los suelos en la región varían entre graníticos, calizos y pizarrozos, siendo estos últimos, una de sus señas de identidad y los que más predominan en las villas de Vilella Baixa, la Vilella Alta, Gratallops, Lloà, Torroja, Porrera y Poboleda. 

Pizarra prioratina

Su orografía singular se plasma en la personalidad de sus vinos, pero ¿qué les hace tan especiales? Sus suelos de “llicorella” que le confieren a sus vinos esencia mineral y frescura, los terrenos abruptos y empinados y el estrés hídrico, que someten a las viñas a producciones muy bajas pero densas y concentradas. Luego está también la mínima intervención del viticultor y su manera de entender y expresar la viña.

Los desniveles que van desde un 15% hasta un 60% limitan la producción. En cifras, hablamos que la media es de 1 Kg de uva por planta.

DOCa Priorat: datos de interés

La DOCa Priorat tiene 12 zonas de producción víticola, pueblos o “villas” y en consecuencia, se han desarrollado los “vinos de villa”, como un reflejo del refuerzo a la identidad de cada pueblo.

A lo largo de estas 12 zonas, encontramos altitudes que van desde los 100 msnm en Bellmunt del Priorat o el Molar, hasta los 750 msnm en Morera del Monsant y Porrera. 

Estas diferencias de altitud, así como las orientaciones, van a marcar estadios diferentes de maduración fenólica para una misma fecha. Por eso se alargan las fechas de vendimia desde septiembre hasta principios de noviembre, según que zona.

Desde 2013, la DOCa hace parte parte del selecto grupo de regiones vitivinícolas que practican la viticultura heroíca, donde predominan las viñas en terrazas, en condiciones climáticas adversas y con una orografía que impide la mecanización. 

¿A qué sabe la DOCa Priorat?

Una región en la que confluyen el mar mediterráneo, el macizo montañoso del Montsant y los vientos del cierzo, con una orografía que le pide al viticutor, ser escuchada y entendida.

Para degustar vinos que sean catalizadores de emociones, fruto de la conversación atenta y serena del hombre con la naturaleza. 

Es imperativo escuchar y observar atentamente el legado vinícola de esta región, el sentir de la tierra que da abrigo y sustenta a las viñas, que nos ofrecen frutos concentrados y plenos de matices, de nutrientes, de aromas y de la historia de una tierra singular. 

El Priorat sabe a flores blancas, a fruta de hueso pero también a cítricos. Notas balsámicas, minerales y especiados. Vinos de paladar, frutados, tánicos, con fuerte estructura. Armoniosos, pero a veces, ásperos y adustos como la tierra de donde proceden.

Vinos grasos, corpulentos y con personalidad, que suelen necesitar tiempo en botella para desarrollarse y expresarse mejor.

De esta región disfruto los vinos con potencial de guarda que con el tiempo integran sus componentes, en armoniosa sinfonía, y así desarrollan un abanico de aromas terciarios de mayor espectro aromático y gustativo. 

¿Quéreis vinalogar?

La comarca del Priorat es una región para visitar, para disfrutar a través de sus vinos y de los paisajes monntañosos. 

Estuve visitando en Poboleda, zona abierta y de pendientes, con alturas medias de 343 metros, la bodega Mas Doix. El vino Doix 2013, Costers de Vinyes Velles ha sido bastante interesante y agradable. En vista destacan sus tonos violáceos. Acidez penetrante y verticalidad. Opulentas notas de fruta negra y chocolate.

Cata de vinos. Mas Doix, Poboleda.

En Porrera, Celler Familia Nin Ortiz, Planetes de Nin 2011. Partida “Les Planetes”. Frescura, sensaciones herbáceas, clavo y mucha presencia de fruta roja. Taninos equilibrados que dejan un suave fondo en boca.

Planetes de Nin.

Os recomiendo visitar la región y mientras tanto, hay muchas propuestas interesantes para descubrir. Ferrer Bobet, Alvaro Palacios, Clos Mogador y la bodega que mejor representa la historia de la zona y la más antigua: Cellers de Scala Dei.

¡Salud!

La historia de Scala Dei: que significa “escalera de Dios” 

Scala Dei tiene su origen como antigua conreria de la cartuja de Santa María de Scala Dei que, fundada en el siglo XII en un marco paisajístico incomparable, constituye el origen del Priorat histórico. Parece ser que buscando el lugar más adecuado para construir el monasterio encargado por el rey Alfonso el Casto, los monjes encontraron a un pastor que les explicó que en sueños veía a unos ángeles que subían al cielo por unas escaleras apoyadas base del pino que había en el sitio donde él hacía pastar su ganado. Los monjes lo interpretaron como una señal de Dios y allí mismo construyeron un pequeño claustro que sería el origen de la Cartuja de Scala Dei.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.