Languedoc, un secreto a ser descubierto

Cuando hablamos de Francia y de vinos, puede que automáticamente nuestra mente viaje a los destinos más emblemáticos de su producción: Burdeos, Borgoña, Champagne, Alsacia. Os puedo confesar que ya he estado en todos estos sitios y que, sin lugar a duda, son sitios preciosos y que tienen vinos deliciosos. Pero, una vez que ya pasamos por ellos, una vez que ya estuvimos allí y descubrimos sus encantos, porque no buscar otros lugares y otros tesoros en la tierra encantada.

Languedoc-Roussillon

Dicen que Languedoc- Roussillon es el secreto mejor guardado de Francia. Y ciertamente lo es. Para cualquier amante del vino, creo que esta región de Francia deberia ser de parada obligatória.

Ciertamente el lector de este blog conoce los sitios que he citado arriba, y que quizás ya haya probado algún vino típico de estos sitios. Pero muy pocos conocen a Languedoc como una región de vinos. La conocen como región para pasar las vacaciones, un sitio donde hay buenas playas pero no un sitio donde se hace buenos vinos.

De vinos por Languedoc
De vinos por Languedoc

Eso se debe a que durante muchos años, los vinos que se producían en esta zona, en su gran mayoría, eran clasificados como “vins de pays”, lo equivalente a “vinos de la tierra” aquí en España y esta reputación hizo con que nadie se interesara mucho por esta región.

Hoy en día,  Languedoc ha mejorado muchísimos en su producción, y dado su reputación fatídica, los precios siguen siendo relativamente bajos en comparación al resto de Francia. Aquí es posible encontrar verdaderos tesoros y pagar un precio bastante aceptable por ellos. Precios muy competitivos con el mercado español.

Domaine Más Gabriel
Domaine Más Gabriel – Languedoc

Mi experiencia en Languedoc

Estuve todas mis vacaciones de septiembre en esta región, trabajando en un Domaine, como wwoofer y también visitando a muchos otros productores locales. Languedoc sorprende: no solo en la calidad del vino que ofrece, pero también en la historia de los productores locales, la forma de hacer vino, la pasión por la tierra e la simplicidad de su alma.

Esto creo que es el factor con que uno se puede enamorar perdidamente de esta región. En Languedoc no contamos con los sofisticados Chateaus que hay en Borgoña o Burdeos, pero si con casas humildes y bodegas pequeñas. Si hay una región que se pueda comparar en España con Languedoc creo que esta es Galicia.

¿Por qué?

Porqué allí se concentra los pequeños productores, que muchas veces, adaptan sus casas para hacer el vino. No estamos delante de grandes propiedades de ni de milionarios que buscan una actividad para jubilarse. Estamos delante de gente que ama la tierra, que la respecta y que busca la forma mas artezanal para hacer su vino. La agricultura biologica y la biodinamica están al orden del día aqui. Además Las parcelas, los pagos de cada productor no están al pie de la bodega, sino esparcidas por la región, cada un con su pequeño pago. Algo parecido como la Borgoña.

Al contrario de Burdeos que sus vino en general son monovarietales y producidos por dos uvas dominantes – La Cabernet Souvignon y la Merlot – o en Borgoña que predomina el Pinot Noir y la Chardonay, los vinos de Languedoc suelen ser un coupage de muchas uvas, en general nuestra conocida Garnacha, además de la Cinsault, la Shirah y la Cariñena para los tintos. Y las variedades Vermentino, Clairete, Marsanne y Garnacha blanca para los blancos.

¿Cómo tanta uva se adapta ahí?

Esto se debe a la cantidad de terrenos que posee Languedoc. Su geología es diversa, con una predominancia de suelos de caliza y esquistos. Y a la consecuencia de ello, la región posee una diversidad infinita de vinos. Hasta ahora, los mejores rosados que he probado, y blancos profundamente aromáticos.

Recomiendo mucho los vinos de la Grange de Bouys, donde estuve vivendo por 3 semanas, y he conocido de cerca el trato y cuidado que Florence y Stephane dedican a sus vinos. “Le vin des amis” es uno de mis preferidos. Este año, unas de la promesas que está por venir es la monovarietal Garnacha de y la Cariñena. Ambas prometen un super vino.

Domaines interesantes

Mas Gabriel, es otro domaine que fui visitar durante mi viaje por la región. Deborah y Peter son los dueños de este pequeño viñedo de 6 hectarias y producen vinos de muchas variedades. Británicos, radicados en Francia hace años, cuenta Deborah que fue cenando con Peter, que ambos decideron que iban a se dedicar al negócio de los vinos. De su cena, empezaron a planear cómo hacer realidad a su sueño. Viajaron a Nueva Zelanda para formarse, y de allí empezaron a dar forma a sus planes. Uno de sus vinos fue puntuado con 92 puntos Parker. Pero, en mi opinión, sus vinos jóvenes son deliciosos. 

Otro vino que me sorpreendió fue el monovarietal merlot que hace Cristianb, propietário del Domaine Baillat.  Y por último, indico mucho un vino estupendo que he provado del Domaine Monplezy, llamado Felicité.

He traído 18 botellas en este viaje que he hecho. Y ya he encargado otras 18 para cuando se embotelle la cosecha 2017 que he participado. Para quién ya conoce las regiones emblemáticas de Francia con respecto al vino, sugiero que su próximo destino sea Languedoc. De preferencia en agosto, septiembre, para disfrutar de sus vinos y de la playa.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *