Celebrando la vida

Treinta y ocho vendimias que llevan consigo crecimiento, experiencia,  trabajo, alegrías y decepciones, ¡que la vida nunca es un camino recto! Treinta y ocho primaveras disfrutadas, esta última confinada, pero igual, atesorada con los cinco sentidos. Hoy escribo estas líneas con aún más ganas de seguir celebrando la vida, bebiendo buenos vinos con buena compañía. 

A quienes nos gusta el vino, sabemos que nuestro mundo no se reduce al espacio temporal y físico que nos circunda, nuestro mundo es plural, diverso y atemporal.

Y hoy, dos días después de mi cumpleaños, con las reflexiones que la vida nos suscita e inaugurando una vuelta más alrededor de la eclíptica solar, os quiero exponer una especie de Cuestionario Proust ​sobre el mundo del vino y mi manera de vivirlo.

Vamos a responder preguntas que nos incitan a seguir celebrando la vida, la vid y el vino fruto de estos dos. 

Nuestro cuestionario Proust

Por si se diese el extraño caso de que no sepáis quien fue Proust, he aquí una breve intro. Marcel Proust fue un escritor, novelista y crítico francés, gran protagonista de la literatura del siglo XX; cuya principal obra, À la recherche du temps perdu, abarca el tópico de la vida, el arte y el amor desde distintas perspectivas. 

No ha sido Proust el creador de este cuestionario pero si quien lo popularizó con sus respuestas, y a día de hoy sigue siendo utilizado de forma indistinta por periodistas, escritoras, blogueras y por todo aquel que así lo quiera.

Una especie de juego mental para conocer mejor a la persona a quien se le formulan las preguntas, conocerle desde distintos ángulos del pensamiento y de sus emociones.

La idea es generar preguntas, con mucha imaginación de por medio, en torno a las aspiraciones, las vivencias y todo aquello que nos hace únicos. 

He convidado a Jaque para que en su próxima publicación se anime a responder estas preguntas también, claro está, desde su propia perspectiva de vida y su manera de vivir el vino y la literatura.

Por lo pronto, aquí vamos con mis preguntas y respuestas: un bocado de lo que soy, pienso y he vivido, copa de vino en mano.

Celebrando la vida con Proust y vino

Treinta preguntas sobre el vino, treinta maneras de acercar una mirada personal hacia un sector amplio, diverso, ambivalente y siempre elocuente. 

  • ¿Una virtud favorita en un vino? Su versatilidad para maridarlo, para dejarse beber y ser compartido y disfrutado con amigos, colegas, amores, familia.
  • ¿Cuál es la característica que más te gusta de un vino blanco? El potencial aromático de flores y frutas que puede ser capaz de transmitir.
  • ¿Cuál es la característica que más te gusta de un vino tinto? La sedosidad y potencia que puede expresar en un solo trago. Un vino tinto nunca es todo o nada, son matices, son texturas, fuerza, elegancia.
  • ¿Cuál es la característica que más te gusta de un espumoso? Estos vinos los asocio con la alegría, la victoria, el regocijo, así que el solo baile de burbujas en mi boca conlleva consigo una sensación de placer elevada a la máxima potencia.
  • ¿Cuál es la característica o valor que más valoras de una bodega? Me encantan las bodegas cuya filosofía no sigue modas, aquellas que se mantienen fieles a sus principios, a su legado y a las condiciones edafológicas y climatológicas que les sustentan.

“Nuestro corazón tiene la edad de aquello que ama”.

Marcel Proust

  • ¿El principal error o defecto en un vino? Que no sea auténtico. Que no sea capaz de transmitir su entorno, bien sea por filosofía de bodega o por exceso de maquillaje.
  • ¿Cuál es la región vinícola que, cuando la visitas o la bebes, aporta más felicidad a tu vida? Sin lugar a dudas, el Ródano. El sur con sus garnachas untuosas, estructuradas y potentes, con sus blends de fruta, especias y piel. Y el norte con sus tintos monovarietales, expresivos, carnosos y seductores hasta las trancas. 
  • ¿El mayor miedo de la industria vinícola española? La burocracia pesada y reincidente de algunas denominaciones de origen con capacidades de sobra para brillar pero que apagan la creatividad y vanguardismo de mentes brillantes que intentan abrir nuevos caminos.
  • ¿Un enólogo/viticultor/bodeguero que admires? El panorama vinícola español está lleno de gente creativa, disruptora, que ama la viña y está trabajando bajo preceptos de calidad y diferenciación muy interesantes. Hay muchas aristas en esta geometría del vino. No obstante, si tengo que mencionar uno, sería Álvaro Palacios que ha encumbrado no solo vinos, sino regiones. Un empresario visionario que ha puesto el vino español a la altura que este merece en el mercado internacional y que, en cada denominación y territorio donde hace vino, va dejando su huella.

“El único verdadero viaje de descubrimiento consiste no en buscar nuevos paisajes, sino en mirar con nuevos ojos”.

Marcel Proust

  • ¿La mayor extravagancia del mundo del vino? Los precios descomunales que se pagan por ciertas botellas. Pero esto no es solo el mundo del vino; esto, que es claro para quien tenga ligeras nociones de economía, se trata de la ley de oferta y demanda. Y no por eso deja parecerme una extravagancia.
  • ¿Un estilo de vinos sobrevalorado? Hoy en día todo lo que lleve al origen, a lo autóctono es tendencia y, si bien me parece ideal que la viña se exprese sin maquillaje, es posible hacer vino sin extravagancias enológicas; muchas de ellas sobrevaloradas. Recientemente he probado un Ribeiro de Manuel Formigo, con variedades autóctonas, con un sistema de vitivinicultura que hace guiños a la agricultura biodinámica pero que pasa de pretensiones, de huevos de hormigón, de crianzas sobre lías y de tendencias que, a veces, restan humildad y originalidad al vino. ¡Olé! 
  • ¿Cuáles son las palabras más usadas en el mundo del vino? Tanicidad, ¿cuántos puntos tiene?, huevos de hormigón, madera. 
  • ¿Cuál es para ti el vino con la cualidad más inspiradora? Los vinos que invitan a vivir celebrando la vida. Los vinos con historia, con legado, con una filosofía cercana a los consumidores.
  • Si fueses un vino, ¿cuál te gustaría ser? Una garnacha del sur del Ródano.
  • ¿Cuáles son tus regiones favoritas? Ródano, Barolo, Maremma, Priorat, Jumilla, Bierzo y Borgoña. 
  • ¿Cuál es tu maridaje favorito? Un Chassagne-Montrachet con hummus, crudités y hojitas de parra rellenas.
  • ¿Cuál consideras es la característica más destacable del vino español? La versatilidad. Vinos mediterráneos, atlánticos, salinos, ligeros, potentes, diversos y muchos de ellos, sencillamente deliciosos.

“No es la necesidad, sino la casualidad, la que está llena de encantos. 

Milan Kundera

  • ¿Cuál sería tu trabajo ideal en el mundo del vino? La formación y la escritura. Dos campos antagónicos: uno requiere compartir, intercambiar ideas y el otro, el sosiego, la reflexión, el silencio a través del cual las palabras fluyen al ritmo del deseo con cada golpe de tecla.
  • ¿Qué es lo que más valoras de tus amistades vinalogadoras? El entusiasmo, esa manera de beber/catar celebrando la vida. Con cada sorbo un poema, una sensación que recorre cada poro y cobra vida a través de las palabras. 
  • ¿Cuáles son los nombres de tu variedades favoritas? Garnacha, syrah, monastrell, chardonnay, nebbiolo, sangiovesse, mencía y viognier.
  • ¿Cuál es la región vinícola española que más simpatía te genera? Jerez. Con sus vinos, su historia, el impertérrito carácter de sus bodegueros que pese a encontrar un mercado difícil en España, siguen enraizados en su filosofía, su varietales y su sentir del vino. Todos hablan de Jerez pero encuentro con asombro que pocos lo beben; tal vez por sus graduaciones, por su tipicidad, por muchas razones para debatir y exponer en otro momento.
  • ¿Cuál consideras es el mayor logro del vino español? La distinción nacional e internacional de sus variedades, sus regiones, su bodegueros, que han apostado por la agricultura razonable, por las variedades autóctonas, por el saber hacer de generaciones, por preservar la tierra y dejar que esta se exprese en la botella.
  • Si pudieses vivir en una región vinícola, ¿en cuál sería? De entre casi infinitas opciones, elijo el mar, la montaña, la viña y la vida tranquila. En España, volvería a Andalucía, a vivir con miras al mediterráneo. Me reservo la ciudad, quien me conoce bien lo lee entre líneas. 
  • ¿Cuándo y dónde has sido más feliz? Precisamente la pregunta anterior lo responde. 
  • ¿Cuál es tu mayor debilidad? Que compro más vino del que puedo beber.
  • Si pudieses cambiar algo de ti, ¿que sería? Alargar mis años de vida para disfrutar de lo más importante de esta, por más tiempo: mi familia, mis amistades, mis vinos, mis regiones. 
  • ¿Cuáles son tus escritores favoritos? Joseph Conrad, Natalia Ginzburg, Juan Gabriel Vásquez, Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez, Isabel Allende, Amélie Nothomb, Haruki Murakami, Milán Kundera, Arturo Perez-Reverte y Elísabet Benavent. 
  • ¿Cuál es el vino que te gustaría beber el último día de tu vida? Un Barolo Rocche Dell’Annunziata.
  • ¿Cuál es tu descriptor favorito para un vino? De final largo y estructurado.
  • ¿Cuál consideras es el descriptor más aburrido para un vino? Simple 

Cuando bebemos vino, disfrutamos de texturas, aromas y sabores que llevan consigo el trabajo de generaciones; una filosofía que se ha mantenido o moldeado con la historia y el aprendizaje que da la experiencia de los años. 

Bebamos vino celebrando la vida, yo en mis treinta y ocho carnavales sigo bebiendolos, disfrutándolos, rindiendo homenaje a este milagro maravilloso que tengo: la vida.

¡Salud!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.