Bajo el sol de la Toscana

Quizás uno de los destinos que no me cansa volver año tras año. Quizás uno de los paisajes más bonitos que he visto. La Toscana es uno de los destinos enológicos que emana todo aquello que un apasionado por vino busca: variedad, belleza, aromas y paisajes.

Bajo el ardiente sol del verano, en lo alto de una de sus muchas colinas, allí, fue justo allí que he descubierto que el vino no era apenas vino.

Es cierto que tengo una relación estrecha con Italia. No sé si porque mi familia procede de allí, pero lo cierto es que Italia es uno de los destinos que más voy de visita desde que he llegado en Europa. No me canso de visitar Roma, y de allí explorar sitios nuevos en todo el país. Y claro, no me canso de volver a la Toscana. Sea la ciudad que sea, el pueblo que sea,. La Toscana vale mucho la pena ser visitada y sus vinos son representantes clásicos de la cultura vitivinícola de este país.

La Toscana y su historial de vinos remontan a la civilización Etrusca. A partir de ahí, la región ha pasado por diferentes etapas que la consagraron: el imperio romano, el ducado lombardo y el tan famoso Renacimiento.

Ponte Vechio – Florencia

Florencia

Su capital, y durante siglos considerada la cuna de las artes, Florencia es un punto de partida obligatorio a todos aquellos que por allí pasan. Es una ciudad pequeña, pero bella. Llena de rincones pintorescos que emanan cultura, historia y tradición de aquella que ya fue considerada la capital de las artes por excelencia.

Tmabién es el punto de partida para llegar todos los rincones de la tan famosa región. Y quizás el primer contacto con la Toscana famosa y conocida por todos. Paseando por sus callejuelas, por el puente Vecchio o mismo en las calles aledañas a la famosa galería Ufizzi, se puede sentir y vivir el arte en su máxima expresión.

Con uno de los acervos más importantes del mundo, los Ufizzi es una de las pinacoteca más visitada de Italia, recibiendo casi 2 millones de visitas por año.

Allí están los cuadros más míticos de Botticcelli (la Primavera y el nacimiento de la Venus) así como obras de Leonardo da Vinci, Tiziano, El Greco, Goya, Rembrandt o Rubens. La visita completa me tardó 3 horas, aunque me gustaría volver más y más veces solo para volver a ver algunos de los cuadros con más detalle.

Greve in Chianti

Adentrándonos a la zona de vinos por excelencia, a quien le guste el enoturismo no podrá dejar de visitar Greve in Chianti. Como muchos saben, Chianti es el nombre de una denominación de Origen de las más famosas en Italia, y de uno de los vinos más famosos del mundo. La DO recibe este nombre seguramente por la región.

Greve in Chianti es quizás la puerta de entrada a la región y al vino tan famoso. Es la primer pueblo importante cuando se sale de Florencia al que se dirige al sur de la región. Y está casi a medio camino de Florencia y Sienna.

Con casi 15000 habitantes, Greve in Chiantti es un pueblo muy peculiar, bonito y tranquilo, cercado de viñedos, bodegas y paisajes únicos. La Piazza Giovanni da Verrazzano es un buen sitio para empezar el paseo en el pueblo, disfrutando de un buen helado en verano o, porque no, un espresso. En esta misma plaza, todos los sábados hay un mercado gastronómico, lleno de iguarias locales tanto para turistas como para aborígenes.

A la gente que quiere conocer las bodegas y el vino de la región, sugiero que se quede ahí, ya que Greve tiene fácil acceso a muchas bodegas aledañas.

Cepa Sangiovese – Toscana

Tipo de uvas

Antes mismo que los Etruscos habitasen esta zona, las viñas ya crecían en sus colinas. Aunque se creen que fueros los propios que empezaron a cuidar de las vid y cultivar a las tan conocidas cepas Sangiovese y Lambrusco.

Sangiovese sin duda es la uva por excelencia de la región, siendo la autóctona utilizada en prácticamente todas las DO importantes de la Toscana. Aunque el suelo ondulado y montañoso de la región y sus maravillosas condiciones climáticas hacen que esta sea un región ideal para unas cuantas otras variedades de uvas, tales como la Cabernet Sauvignon, la Canaiolo  o la Cilegiolo. También hay presencia de Mammolo, Malvasia, Grand Noir, Moscatello e Vernaccia en la región.

Toscana – viñedos

Tipo de vinos

El coupage de estas variedades dan lugar a los vinos más famosos de la región: el Brunello di Montalcino, Montepulciano y los Chianti Clasico.

El Chianti y el Chianti Classico (ojo que son diferentes) son quizás los vinos más conocidos de la Toscana y también los vinos italianos más conocidos del mundo.

Chianti Clásico

Un Chianti Clásico, debe tener por lo menos 80% de la uva Sangiovese para estar enmarcado por esta DO y llevar el sello del Gallo Nero (gallo negro) tan conocido para identificar una variedad de la otra. Los otros 20% del mosto pueden estar constituidos de otras variedades locales o internacionales. Sin embargo no puede contener nada de uva blanca en su composición.

Chianti

Por otro lado, el vino Chianti se produce por casi toda Toscana. Principalmente en las provincias de Arezzo, Firenze, Pisa, Pistoia, Prato y Siena. Cada zona está regulada por una normativa distinta. Sin embargo se permite entre ellas que un vino Chianti lleve hasta un 10% de una variedad de uva blanca.

Así como los riojas, existen chiantis hechos para ser bebidos al año siguiente de su cosecha y otros que necesitan tiempo de maduración en bodega.

Brunello di Montalcino.

Aquí vamos al rey de la Toscana. Brunello di Montalcino es una DO mucho más prestigiosa y obviamente cara. Es un vino incorpado y complejo, que requiere envejecimiento previo. Es decir, antes de salir a la venta y también en bodega. Dado su pequeña cantidad de producción, se hace un vino raro y su consumo a se limita a ocasiones especiales.

La DO también produce vinos blancos dulce (Moscadello di Montalcino) o en rosado (Rosso di Montalcino).

Montepulciano

Otro vino muy conocido en Italia. Se destacan por sus aromas frescos y sabrosos. Conocido también por Vino Nobile, los Montepulcianos tienen también producción de blancos y rosados.

Visitas guiadas

Una visita que he hecho y no me ha defraudado en esta región fue  visitar al Castello Vicchiomaggio. Fui allí conocer su producción de Chiantis Clásico, así como la historia de la bodega, de la región. La visita incluya cata con comida y visita guiada por los viñedos y la bodega.  El precio es super asequible y hace con que la visita sea más agradable y deliciosa.

Otra visita que me ha encantado hacer, ahora enmarcada por la DO Brunelo di Montalcino, fue al Castello Banfi. La visita fue super interesante y he de decir que los vinos son espectaculares… pero casi mejor que aprendas portugués.  El sitio es un reduto de brasileños que visitan la zona. Están todos concentrados allí. Curiosamente también he topado con brasileños en el Castelo Vicchiomaggio pero no tanto como en Banfi.

Con relación a precio, los chiantis tienen precios más parecidos al mercado español. Por otro lado, los Brunelos son vinos caros y escasos y sus precios pueden asemejarse a un Vega Sicilia. Los Montepulcianos también son vinos más asequibles, y siempre vale la pena invertir en uno para catarlo en casa con los amigos. Ni que sea para decir después que los españoles son mejores.

Y vosotros, ¿habéis probados algún vino de la Toscana? ¿Qué vino creéis que debería probarlo?

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.