Propósitos 2020

Empezamos un nuevo año, como siempre, con ilusiones renovadas y una lista de propósitos que muy firmemente seguiremos en los albores del año. Pero, ¿acaso te has planteando una lista de propósitos 2020, en clave enológica y/o literaria?

Como es habitual, lo que mejor nos encaja se mueve en terreno conocido, los vinos de toda la vida, las regiones clásicas, las variedades internacionales, nuestro estilo de vino preferido, etc. Y aunque, es cierto que de vez en cuando, damos el salto hacia lo desconocido, hoy propongo dos imprescindibles.

Vinos para probar, añadas por examinar, regiones por descubrir, clásicos que nos vuelvan a enamorar, entre los propósitos 2020, debe haber un poco de todo esto.

Dos denominaciones de origen (como les conocemos en España), para visitar y perderse entre aromas, texturas y paisajes, son: la región del Mosela en Alemania, y la pequeña región italiana que acuna a los vinos de DOCG Franciacorta. 

Mosela

El Valle del Mosela, Mosel en Alemán, inconfundible por sus vertiginosas laderas al abrigo atemperador del río que lleva su mismo nombre, es testigo del desarrollo de las viñas de Riesling y Müller-Thurgau, que hegemonizan el panorama vinícola que acoge la denominación Mosel-Rüwer-Saar.

Una de las regiones más septentrionales del mundo del vino, conocida por su importancia vinícola dentro del panorama de vinos de calidad alemán, así como por sus suelos de pizarras devonianas, rojas y azules. 

La supremacía de la riesling es incontestable, no obstante encontramos propuestas interesantes de la variedad Müller-Thurgau. 

Riesling con notas afrutadas, florales, minerales y un único aroma de hidrocarburos, muy específico de la región. Estilos que van desde los secos (Trocken en Alemán), los Kabinett, o Spätlese, hasta los más costosos y raros dulces trockenbeerenauslese.

Recorrido del Mosela

Desde Coblenza, se inicia un recorrido enológico, y partiendo de esta ciudad, salpicada de castillos y ruinas, con sus más de 400 km de pistas para pasear en bicicleta y parar tranquilamente a regocijar la vista con sus viñas y el cauce vertiginoso del río y sus afluentes, hasta Tréveris, cerca de la frontera con Luxemburgo. 

El Valle del río mosela, localizado en las coordenadas 50°21′58″ N, es patrimonio vinícola en vitivinicultura heroica, con sus empinadas laderas, sus viñas plantadas en bancales con orientación sur y sureste, buscando los rayos del sol que le permitan a las uvas, una optima maduración y equilibrio fenólico. 

Una región privilegiada por el microclima que le ofrecen las montañas que protegen las viñas de los vientos fríos, los suelos de pizarra, que mantienen y retienen el calor del sol que brilla durante el día; y la cercanía del río que tiene un gran efecto atemperador, con el reflejo de los rayos del sol. 

Una región clásica, única y digna de ser bebida, disfrutada y reconocida. Y como un clásico que es, para este nuevo año el propósito es ahondar aún más entre sus vinos, conocer sus bodegas y sobre una bicicleta, catar su historia y disfrutar en plenitud.

Franciacorta DOCG

Esta pequeña región italiana, lo es solo en dimensión geográfica, más no en calidad vinícola. La primera denominación de origen controlada y garantizada italiana, en producir un espumoso de calidad bajo el método classico. 

Localizada, en el corazón de Lombardía, en Italia, bajo esta denominación se elaboran vinos espumosos y tintos, siendo los primeros los más reconocidos e insignia de la denominación, tanto en Italia como extramuros. 

Además de las diferencias climáticas, entre las regiones productoras de espumosos bajo el método Champenois o Classico, como se le conoce en Italia, estos espumosos se elaboran con las variedades chardonnay y pinot nero (pinot noir), y con la pinot blanco, con una restricción de ensamblaje de hasta un 50% de esta última. 

Descubriendo la DOCG Franciacorta

Una región para visitar y darle una alegría burbujeante y cremosa al paladar. Sus diferentes propuestas van desde los espumosos más conocidos sin añada específica, pasando por los Millesimato o de vendimia, los rosados, los Riserva y los Satén.

A  45° de latitud norte, encontramos Brescia, región que acoge esta denominación, región ideal para beber burbujas de felicidad y tintos refrescantes, con una amplia alternativa de actividades de ocio y cultura alrededor de la ciudad. 

Arte, monasterios, castillos medievales, pueblos con historia, todo condensado y al alcance de un par de horas para conocer, desconectar y reconectar con la naturaleza, con el pasado, la historia de una región con vinos únicos y con personalidad. 

Que este 2020 sea un año para descubrir regiones, grandes, pequeñas, clásicas, conocidas, o para redescubrir. Un propósito y a marcar fechas en el calendario.

¿Vinalogamos?

Entre vinos y literatura, mi lista de propósitos 2020, lleva un vino y una lectura para cada mes. A partir de ahí, una nueva región, una nueva variedad, el redescubrir nuevas lecturas y nuevas aventuras en versión líquida. 

Mosela y Franciacorta son regiones para visitar, riesling alemanes y espumoso italiano para conocer a fondo; y clásicos de la literatura para volver atrás y con una nueva mirada, la crítica y renovada que nos brindan los años, descubrir y saborear.

Volver a disfrutar zambullida entre mares y cetáceos y entre bailes y barreras sociales. Moby Dick y Orgullo y Prejuicio. 

¿Más ideas de propósitos 2020?

Enero: espumosos de la DOCG Franciacorta y Jane Austen.

Febrero: rieslings del Mosela y un clásico Thomas Mann.

Marzo: vinos de autor y Mario Vargas Llosa.

Abril: tintos clásicos españoles y Dolores Redondo.

Mayo: tintos clásicos de burdeos y Cándido, de Voltaire.

Junio: los blancos más premiados de España y Francia y Stefan Zweig.

Julio: busca la añada de tu año nacimiento en un vino y en un libro publicado ese año.

Agosto: rosados de la Provenza y Elísabet Benavent.

Septiembre: una denominación que no hayas probado nunca antes y un género literario que hayas leído poco.

Octubre: tintos de California y Ken Follet.

Noviembre: descubre Jerez y una lectura de Almudena Grandes.

Diciembre: la gran fiesta de los espumosos del mundo y un clásico de navidad.

¿Te atreves a maridarlo con literatura?

¡Salud!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.