El Viñedo Suizo

En una constante dualidad entre lo rural y lo sofisticado, la vanguardia y la tradición, la nieve eterna glacial y la vegetación de las riberas, encontramos el viñedo suizo, con sus vinos blancos, rosados y tintos, de variedades indígenas únicas y de las omnipresentes castas internacionales.

Suiza, país de la raclette y la fondue, de una amplia variedad de quesos, de chocolates, de relojes, de la banca, las montañas, las pistas de esquí, la tolerancia, y también, de vinos. 

En su eterna paradoja, entre la vida del campo y las ultra modernas estaciones de esquí, que hacen asequible, a no solo un puñado de intrépidos, la ascensión a los picos más altos de Europa, con sus cuarenta cumbres que superan los 4000 msnm, encontramos un viñedo variado y encomiable. 

Productores de vino desde tiempos de los romanos, su viñedo debe su expansión, entre otras causas, a la influencia monacal que desarrolló y propagó el cultivo de la vid.

Y también, al tesón y  la capacidad del empresario suizo, que a pesar de las condiciones edafológicas y orográficas, del tamaño del viñedo y del coste de la mano de obra, ha sabido mantener y desarrollar, vinos de calidad y viñedos en equilibrio con el medio ambiente. 

Suiza en cifras 

El país helvético tiene un consumo per capita de 40 botellas de vino al año contra los 21 de España y los 71 del vaticano.

La producción del país se consume casi en su totalidad dentro de este mismo, exportando solo un 3% del vino producido.

Así que, he aquí la mejor excusa para visitar y conocer el viñedo suizo y un país, con una sociedad profundamente culta, con variedad de museos, galerías de arte, festivales e historia de la cultura universal. 

Sede de desarrollo del pensamiento europeo, acogió a grandes representantes de la Belle Époque, refugio de intelectuales, filosófos, científicos y escritores. 

La región suiza tiene un 60% de influencia alpina, dominando el sur del país. El 40% restante se distribuye entre la meseta en la zona central y el macizo del Jura al norte.

Vistas de los colosales picos del Valais

El viñedo suizo, goza de la mayor altitud de Europa y sus viñas se encuentran al abrigo de dos de los grandes ríos del panorama enológico mundial: el Rin y el Ródano

Diversidad varietal

Un viñedo rico en variedades indígenas (más de 240 identificadas y 75 reconocidas por las denominaciones de origen de los distintos cantones), únicas y representativas de las condiciones donde se desarrollan.  

La división política y administrativa del país, se hace en 26 cantones, mientras que el viñedo se divide en seis regiones, claramente diferenciadas por la influencia del clima, el suelo y por las variedades que se cultivan. 

Las cuatro variedades más cultivadas son la pinot noir, chasselas (variedad indígena), gamay y merlot y representan el 72% de la cosecha general del país alpino, donde la viticultura se desarrolla a partir de los 270 msnm hasta los 1.100 msnm de la región de Valais.

Otras variedades indígenas que se pueden encontrar entre los vinos que hacen parte de la oferta nacional, son la gamaret, garanoir, petite arvine, humagne rouge, cornalin, completer, bondola tinta, y otras que no llegan al 9% de la producción total.

Otras variedades internacionales, además de las hegemónicas pinot noir y gamay de la Borgoña, que se han sabido adaptar, al viñedo suizo, son la chardonnay y la sauvignon blanc en blancos y la syrah en tintos. 

División del viñedo suizo

La mayor parte de la producción total del viñedo suizo se desarrolla en el extremo occidental y sur occidental del país. 

Sus seis regiones vinícolas cuentan con diversidad de propuestas para el consumidor, aunque en casi su totalidad, encontraremos las cuatro variedades más cultivadas del país.

Estas regiones son Valais, en el corazón de los alpes; Vaud, que abraza el lago Léman; Ticino, región en la frontera italiana, con gran atractivo turístico; Ginebra, donde los Alpes y las montañas del Jura se encuentran; la región de Los tres lagos, que rodea los lagos de Neuchâtel, Biel y Murten; y Graubünden, que es la región suiza más cercana a la frontera alemana. 

Valais

La región de Valais, es la que goza del clima más seco y soleado del país, siendo el cantón más productivo, donde más del 60% de la producción es de vinos tintos. 

En la región del Valais, encontraremos vinos de chasselas y dôle, que suelen ser blends de pinot noir y gamay, (también se etiquetan siendo 100% pinot noir).

Variedades tintas como la tánica cornalin, la afrutada gamay, la bien adaptada a los emplazamientos río arriba, como en su lugar de origen en el norte del Ródano, la syrah; o la rústica humagne rouge. 

Entre las blancas, las de mejores resultados en materia de producción, de acidez y frescura, es la petite arvine; aunque también podemos encontrar vinos de las variedades sylvaner, pinot gris y chardonnay.

El Valais es una región que te quita el aliento, con sus colosos alpinos, desde la estación de esquí de Crans-Montana, donde se puede ascender a uno de los picos más espectaculares de los Alpes, esquiar cuesta abajo con vistas al glaciar de la Plaine Morte, a casi 3000 metros de altura, o divisar el Montblanc, el Monte Cervino (4478 msnm), la Dent Blanche, …

Un día de esquí o de senderismo, si es verano, y luego una tarde con vinos de la región como testigos, queso raclette, buena compañía y ¡voilà!.

Vaud

En esta región domina la variedad blanca chasselas, con un 63% de la producción dedicada. Su cercanía al Lago Léman -también conocido como Lago de Ginebra-, le aporta suavidad al clima circundante del viñedo.

El viñedo suizo representado por el cantón Vaud, se encuentra rodeado por montañas, con sus terrazas espectaculares, en Lavaux, consideradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

Vaud es una región de contrastes entre la vida rural, la cultura, la historia, la modernidad y el lujo.

Chablais, es la región más oriental de las viñas de Vaud y es aquí donde su variedad emblemática, la chasselas, alcanza su mejores niveles de madurez fenólica.

Visitar viñedos y también, joyas medievales en forma de castillos, entre las montañas y el lago. El Palais Nestlé, sede principal del mayor productor de alimentos del mundo, museos o perderse entre los números atractivos que ofrecen las ciudades de Vevey o Lausana. 

Ginebra

Ciudad cosmopolita, vanguardista, elegante y con dote de neutralidad cultural, también, es el tercer cantón en orden de producción del viñedo suizo. 

Inspiración de la novela romántica, ¡cuantas obras se desarrollan en esta ciudad de contrastes con una rica historia cultural!.

Poco a poco se va modernizando y adaptando a las nuevas tendencias del consumidor suizo, para ofrecer vinos de calidad, de oferta dedicada, que viran más hacia la diferenciación que hacia el gran consumo, si es posible hacer mención a este tipo de mercado en un país como Suiza. 

Variedades como la pinot noir, la gamay y la chasselas, dominan el panorama vinícola de la región.

Ticino

Región más austral del viñedo suizo, por su latitud y cercanía a Italia, tiene un clima más mediterráneo, en el que podemos encontrar un amplio abanico de calidades.

La variedad predominante, a diferencia del resto de cantones, es la merlot. Vinos con notas aromáticas de frutos rojos, especiados y con sabores intensos en sus mejores versiones.

Esta ciudad suiza, donde predomina la lengua italiana y se siente la influencia del país vecino, es ideal para visitar los castillos de su capital: Bellinzona.

Graubünden 

Viñedos al norte de Suiza, con una mezcla ecléctica de suelos, donde la variedades pinot noir en los vinos tintos y la müller-thurgau en los blancos, son hegemónicas. 

Los Tres Lagos

Esta región es la más pequeña del viñedo suizo, localizada sobre el macizo del Jura, en las laderas que abrazan el lago Neuchâtel. 

Vinos tintos de la variedad pinot noir y el rosado insignia de la región, llamado Oeil-de-Perdrix, cuyo nombre francés significa “ojo de perdiz” y hace alusión, al color rosa claro del ojo de una perdiz en agonía.  ¡Vaya referencia! 

Vino rosado elaborado con la variedad pinot noir, cuyo origen se remonta a la región de Champagne, en Francia.

Espero haberte animado para visitar Suiza y disfrutar entre cultura, historia y buen gusto.

¡Salud!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.