DOP Ribeiro, tradición centenaria

La mejor forma de conocer una región es a través de su gastronomía, su arte, su literatura, sus raíces, adentrarse en la cultura enraizada y el talante natural de su gente. En este caso quiero acercaros un poco a la denominación de origen Ribeiro sobre la cual hice una breve introducción en mi publicación anterior sobre la comunidad autónoma que la acoge: Galicia. 

Viñedos de las DOP Ribeiro

Ribeiro

Ribeiro, además de tener una larga historia como zona de paso en la llamada Ruta de la Plata” hacia el Camino de Santiago, ha sido ruta de comerciantes judíos, tierra de celtas donde el cultivo de la vid ha estado determinado por la gran influencia de los monjes cistercienses que preservaron las variedades autóctonas y trabajaron en aras de incrementar las plantaciones de viña a lo largo del territorio.

Lo vinos de Ribeiro

Ribeiro es la DOP más antigua de la comunidad autónoma que la acoge, creada en 1932 . A día de hoy, representada mayoritariamente por vinos blancos frescos, minerales y con recuerdos florales, sobre los cuales  encuentro muy presente las notas de hinojo y eucalipto y en aromas frutales, las de frutas de hueso.

Por el contrario, los tintos que en otra época fueron mayoría de la región, hoy en día tienen una presencia que no llega al 10% de la producción total de vinos de la denominación, aunque son realmente interesantes. Destaca la mencía junto con otras variedades autóctonas como la sousón, caíño longo y brancellao, capaces de adaptarse a las condiciones climatológicas de la región toda vez que trasmiten de forma fiel el terroir del cual proceden. 

Entre las variedades blancas aceptadas para la vinificación, destacan los blend de treixadura, lado, torrontés y verdello (godello). Aunque otras variedades habituales en las mezclas llevan macabeo, albariño, loureira, albillo y palomino fino. Todas estas variedades autóctonas tienen en común la capacidad de supervivencia en entornos heterogéneos y de viticultura heroica. Pero también una historia diversa y difícil, en forma de invasiones, restricciones al cultivo por dogmas religiosos, plagas de oídio y mildiu y la temida y devastadora filoxera que azotó los viñedos del resto de Europa y finalmente de España.

Localización

Esta denominación se sitúa en la Galicia meridional, en el norte de la provincia de Orense. Escoltada por la confluencia de los ríos Miño, Avia y Arnoia, goza de un clima privilegiado para la maduración alcohólica y fenólica de la uva. A una escasa distancia del océano Atlántico del cual la separan tan solo 45 km, se encuentra aislada por las cadenas montañosas que le protegen de temporales propios de un clima oceánico. Una región hiperfragmentada donde el promedio por viticultor no supera 1 hectárea. A fecha de hoy cuenta con más de 2.800 hectáreas registradas entre más de 5.500 productores y 109 bodegas. 

Bajo la denominación se elaboran vinos blancos y tintos. Además de ellos, se elabora un vino naturalmente dulce (VND) llamado Vino Tostado, de escasa elaboración y es fruto de variedades exclusivamente autóctonas pasificadas a cubierto, al mas puro estilo de un Amarone de la Valpolicella y vinos espumosos elaborados bajo método tradicional. 

Ribeiro en números

Ribeiro acoge en el seno de su DOP 41 bodegas y 72 Colleiteiros. Este último constituye una figura típica del medio rural de Galicia único de esta DOP, caracterizada por tener un tope de elaboración de 60.000 litros de vino al año con la imposición de que se haga solo con uvas procedentes de viñedos propios y sin posibilidad de vender o envasar bajo la figura de marca blanca para otros viñerones. En este caso, el propio Colleiteiro lleva a cabo los cuidados de la cadena de producción del vino; desde la viña hasta la comercialización en todas sus etapas para añadir valor y su propio sello de identidad.

Una región donde podemos encontrar vinos sin restricciones, sin cortapisas ni ataduras. Propuestas contemporáneas, honestas y con personalidad única. Donde predomina el deseo de presentar al mercado y poner al alcance de nuestros sentidos, vinos raciales y puros que permitan beber los paisajes y sus peculiaridades. Cuando bebemos un Ribeiro, bebemos una Galicia fresca, mineral, rural, cercana y viva. 

Porque Vinálogos también es cultura

Y como nos gusta tanto el vino como la literatura, hago una mención especial, al bautizado como patriarca de las “letras gallegas” Ramón Otero Pelayo. En su universo literario amplio y extenso, rememoró y expuso  la importancia del vino en su región.  Un hombre con amplio apego a la tradición. Una tradición, que es sus propias palabras llena de sentido e identidad a un pueblo, pues en ella encierra la sabiduría forjada durante siglos en la vida anónima y colectiva de los hombres. Una tradición que en términos de la vid, ha transmitido el saber hacer del vino; que ha preservado tantos las variedades locales como figuras centenarias y arraigadas como los colleiteiros.

¿Cómo y cuándo tomar un Ribeiro?

Podemos beber un Ribeiro blanco o tinto en variedad de ocasiones; ya sea como aperitivo, para una comida de trabajo, entre amigos o en una cena romántica. Vinos sin pretensiones pero con precisión. Para maridar con quesos cremosos y con platos de mar y crustáceos.

Os recomiendo buscar algo de Luis Anxo Rodriguez, como el Viña de Martín Escolma o A Teixa; y una propuesta que me ha gustado mucho de la zona de Gomariz, que es el vino blanco Salvaxe, de Xose Lois Sebo. Propuestas con mínima intervención, en biodinámica o ecológicos y que ofrecen menores volúmenes pero mayor concentración y extracto mineral y de fruta. 

¡Salud!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.