¿Conoces la bonarda?

No te preocupes, yo te enseño. O por lo menos lo intento. Estamos hablando de la segunda variedad más plantada de Argentina. La bonarda es una variedad de maduración tardía, que produce uvas de color profundo, con niveles altos de acidez y taninos. Pocas personas fuera de Argentina la conocen, pero lo cierto es que poco a poco esta uva se va dando a conocer. 

Cultivo

Cuando se cultiva para dar rendimientos altos, produce vinos fáciles de beber, con color de intensidad media a profunda, y aromas afrutados de frambuesa y zarzamora. Cuando se hace un control de los rendimientos y la fruta se deja madurar por completo, puede producir vinos con mayor concentración y estructura. La bonarda se cultiva principalmente en Mendoza y San Juan.

Sus otros nombres

La bonarda de Argentina no es la misma uva que la bonarda italiana. La bonarda argentina es en realidad una uva llamada Douce Noir. Très chic!

En realidad, la bonarda, como se llama en Argentina, no debería llamarse bonarda en absoluto. Parece ser que su ADN de la uva es idéntico al de una uva poco común de Saboya, Francia, conocida como Douce Noir («doose-nwar»), que es idéntica a una uva que se encuentra en los viñedos antiguos de Napa con el nombre de Charbono.

Así que si en Argentina ves una botella de vino elaborado con esta uva, en Francia ves una botella elaborada con douce noir, y en Napa ves un vino elaborado con charbono, ¿estamos hablando de la misma uva? Voilá, c’est ça.

La bonarda – gráfico de Wine Folly

Los aromas de la bonarda

Los vinos de bonarda son al principio muy afrutados en nariz, con notas de compota de cerezas negras, arándanos frescos y ciruelas. Pero con el pasar del tiempo, se vuelven más complejos, desprendiendo aromas matizados de violetas, especias, pimienta de Jamaica y peonías (he de confesar que no tengo idea como huele las peonías). Por último, dependiendo de si el vino ha sido o no sometido a un proceso de envejecimiento (aunque la mayoría no lo son), pueden presentar ligeras notas ahumadas de caja de puros, higos dulces y chocolate. En boca, el vino tiene una explosión inicial de fruta, un cuerpo medio, una acidez interesante y un final suave, con pocos taninos.

Si no os gusta los vinos con crianza, quizás éste sería una buena pedida.

Estoy en Argentina: ¿Malbec o bonarda?

La bonarda muestra un amplio color en la copa, al igual que la malbec, pero tiene menos taninos y una acidez ligeramente superior. La mayoría de los vinos de bonarda se elaboran con poco o ninguna crianza. Además, para aquellos que son fanáticos de la moderación, rara vez encontrarán este vino por encima del 13,5% de graduación alcohólica.

Maridando la bonarda

Debido a su bajo nivel de taninos y a su mayor acidez, la bonarda es un vino que puede combinarse con muchos alimentos. Combina bien con el pollo, la carne de vacuno, cerdo.. Debido a sus sutiles sabores a especias marrones, también hará maravillas con los sabores del Pacífico Sur (piense: piña, mango, teriyaki, etc.). En cualquier caso, si estás jugando con sabores agridulces será difícil equivocarse con esta cepa.

Vinalogando con la bonarda

Ala desafío. Simplemente porque me parece imposible encontrar una botella de bonarda fuera de Argentina. Y mira que lo he intentado aquí en España… y nada. Cuando estuve en Brasil el pasado mes, también fue imposible encontrar vinos de esta uva allí. Por ello, creo que el mejor vinálogo que os puedo sugerir es, coger las maletas, e irte a Argentina a probar esta maravilla de uva.

Por favor, no olvidáis de contarme cómo fue la experiencia.  

¡Chinchín!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.