La tannat – la uruguaya inmigrante –

Hace tiempo que no hablamos sobre uvas, y que no hablamos acerca de su historia, aromas y peculiaridades. Lo cierto es que vengo planeando hace mucho tiempo este post, pero hasta entonces no tenía ninguna foto que ilustrara la varietal de la cual os quiero hablar. Esta varietal es de origen francés pero fue adoptada por Uruguay hace mucho tiempo. Tanto es así que hoy podemos decir que la nacionalidad uruguaya ella la lo tiene y quizás sea, hoy en día, más uruguaya que francesa. Hablamos de la tannat.

Junto con la malbec, inmigrante argentina, la cármenère, inmigrante chilena, la tannat, inmigrante uruguaya, cierra el triunvirato de las uvas inmigrantes en Sudamérica.

Origen de la tannat

El origen de la tannat está en Francia, más precisamente en el sur del país, en la región de los Pirineos Atlánticos. Para ser más precisos en el suroeste de Francia, debajo de las regiones de Burdeos y Armagnac, cerca de la frontera con España, entrado por el País Vasco. Allí se encuentra una frontera natural,  hecha por las altas y frías montañas de los Pirineos. En esta zona de Madiran y Cahors, la tannat era, hasta hace muy poco, una uva raramente vinificada sola. Se utilizó más comúnmente en mezclas con Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc, con el objetivo de disminuir su alta carga tánica.

Sin embargo, como muchos de nosotros, esta uva emigró de su tierra con destino a Argentina por vuelta del siglo XIX y desde Concordia llega definitivamente a tierras uruguayas. Es allí donde crea raíz y, con el tiempo, acaba por convertirse en la uva emblemática del país.

Historia

Don Harriague fue el primer viticultor que plantó un viñedo completo de esta varietal, en el departamento de Salto. Las características organolépticas combinadas con el terroir uruguayo generaron las condiciones para su óptimo desarrollo. En 1874 Harriague ya tenía en su viñedo alrededor de 200 hectáreas de la tannat.

Opiniones contradictorias acerca de la tannat

En su tierra natal, se le considera una uva salvaje con taninos agresivos, casi rústicos. Sin embargo en Uruguay (y también en la frontera con Brasil), el clima diferente y la habilidad de los viticultores y vinicultores han convertido a esta cepa en un emblema de alta calidad y en vinos muy agradables (aunque todavía poderosos).

Aromas de la tannat

La tannat posee aromas de frutas negras y rojas (como moras y frambuesas) y suelen ser fáciles de reconocer. Tienen un profundo color oscuro y brillante agrada a los ojos y, cuando se combinan bien con un poco de maduración en roble, para que sus intensos taninos se suavicen.

Maridaje

También es cierto que su alta carga tánica suele ir muy bien con las carnes grasas y con el cordero, creando un equilibrio que agrada a los amantes de la barbacoa de la triple frontera (Argentina, Brasil y Uruguay).

Para los más osados, los más elegantes tannats maridan de muerte con un chocolate intenso, con 70% de cacao, o incluso con un mousse de chocolate.

Vinalogando con la tannat

Porque no degustar una buena copa de tannat con un escritor de origen uruguayo tan marcante como la uva. Hablo de Eduardo Galeano y su histórico libro “Las venas abiertas de América Latina”, un libro esencial para entender un poco de la historia latinoamericana y hechos importantes que marcan el rumbo de muchos países del continente.

¡Chinchín!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.