Blixen: El festín de Babette

Porque Vinálogos también es arte, es literatura, es cine, es poesía… es decir, es toda forma de expresión cultural que dialoga con el vino, he venido hoy aquí a hablar de la última novela que ha llegado a mis manos. No sé si alguien aquí ya escuchó hablar de Isak Dinesen o de Karen Blixen. Tampoco sé si habéis escuchado hablar acerca de El Festín de Babette.

¿Quién es Karen Blixen?

Karen Blixen es una escritora de origen danés que me viene persiguiendo en los últimos años. La he conocido cuando me fui de viaje a Copenhague y estaban estrenando un ballet en homenaje a su persona, su obra y su legado en la cultura Danesa.

De raigambre aristocrática, Blixen se casó con su primo, con quién se dedicó en Kenia al cultivo del café. La pareja se divorció en 1925 y ella quedó a cargo de la plantación hasta que la caída de os precios en 1931 la obligó a venderla y regresar a Dinamarca. Si bien ya habñia publicado algunos trabajos, es entonces cuando comienza su carrera literaria bajo diversos seudónimos, el más conocido de los cuales es Isak Dinesen, con el que publicó una serie de apuntes autobiográficos sobre su vida en África.

El ballet Blixen

Karen Blixen es considerada una de las mejores escritoras de Dinamarca. Una figura polémica y carismática cuya vida e historias, tras más de 50 años de su muerte, aún logran fascinar a la gente. Tanto el público como los críticos estaban tan entusiasmados con el ballet Blixen, desarrollado por el Royal Ballet de Dinamarca, contando la cautivadora historia de su vida de la manera más hermosa.

Blixen es un ballet a gran escala en tres actos coreografiado por bailarines solistas por el Royal Ballet de Dinamarca. Una coreografía espectacular de Gregory Dean, acompañada de la banda sonora del magistral Debussy dan vida e historia a toda la trayectoria de la escritora, siendo capaz de conmover a cualquiera que no le gusta la lectura.

Blixen se sumerge en el viaje de toda la vida de Karen Blixen: desde su infancia, donde creció en una familia dominada por mujeres después del suicidio de su padre, pasando por su infeliz matrimonio con su medio primo Bror Blixen, los años en la finca africana de café en Kenia, la fatídica historia de amor con Denys Finch Hatton y a los últimos años en Rungstedlund.

El Festín de Babette

Es cierto que el ballet me conmovió pero de alguna forma pasé meses con la idea adormecida de buscar un libro suyo. Fue solamente el mes pasado, casi un año de haber estado en Dinamarca que me encontré con la tan famosa escritora nuevamente. Estaba con el ordenador buscando algo que ver en FilmIn y acabé encontrando una película titulada “El Festín de Babette”, que en su sinopsis describía como la película preferida del Papa Francisco.

Fue solamente al final de la película que vi que se dicha peli se basaba en el cuento escrito por Karen Blixen, bajo el seudónimo de Isak Dinesen. Asñi que traté de encontrar el libro porque estaba claro que esta escritora me estaba persiguiendo.

El festín de Babette: sinopsis

El Festín de Babette se pasa en un aislado pueblo de pescadores en la costa noruega. Allí, la comunidad práctica, en el sentido más estricto, los principios religiosos que el pastor ha predicado durante años. Cuando este muere, sus dos hijas continúan adelante con su obra y su palabra.

En 1871, durante la guerra franco-prusiana, una joven francesa encuentra refugio en el austero hogar de dos hermanas. Su llegada al pueblo representa la aparición del extraño en el paraíso. A pesar de que la joven convive durante catorce años con ellos, los fieles adeptos a la apalabra de Dios la consideran un ente ajeno a la gracia divina. Un día, Babette desea agradecer su hospitalidad ofreciéndoles un banquete en honor del pobre difunto.

“De todas formas, cuando Martine vio entrar en la cocina una carretilla cargada de botellas, se quedó petrificada. Tocó las botellas y alzó una de ellas. “¿Qué contiene esta botella, Babette?”, preguntño en voz baja. “¿No es vino?”. “¡Vino, Madamme!”, contestó Babette. “No, Madamme. ¡Es un Clos Vougeot de 1846!”. Y tras una pausa, añadió: “De Philippe, de Rue Montorgueil!”. Martine jamás había sospechado que los vinos pudiesen tener nombre, y se vió reducida al silencio”.

El festín de Babette

Blixen en Paris era una fiesta

Como sabéis hace unas pocas semanas he publicado el post de Paris Era una Fiesta, de Hemingway… pero para completar el circulo… mientras leía el libro me llamó mucho la atención que Hemingway citase a la Blixen en su libro. Diciendo que escribía muy bien y que deberíamos leer su libro. Fue la gota que colmó el vaso. Había que leerla.

¿Por qué ver, por qué leer El Festín de Babette?

Pues simplemente porque es un culto al buen comer y al buen beber. Hace referencia de la buena comida francesa y de la buena bebida, en este caso, obviamente el vino de muchas partes… incluido de España.

Es un libro que consigue unir la espiritualidad al comer y al beber, dotándolo de un significado mucho mayor cuando esta tiene un objetivo divino.

Vinalogamos con Blixen

Os súper recomiendo que veáis la peli y leáis el libro. Pero después de cenados, sino el hambre entra. Y si posible miradla en buena compañía y con una buena botella de Amontillado.

“El general Loewenhielm, algo receloso del vino, bebió un pequeño sorbo; se sobresaltó, se lo llevó a la nariz, luego a los ojos y se quedó perplejo. “¡Esto es muy extraño!”, pensó. “¡Amontillado! ¡El mejor amontillado que he probado jamás!” Un momento después, y para someter a prueba sus sentidos, tomó una cucharada de su sopa, tomó una segunda y dejó la cuchara. “¡Esto es extraño por demás!”, se dijo a si mismo. “Porque sin duda estoy tomando sopa de tortuga… ¡y qué sopa!” Se sintió dominado por una especie de pánico y vació el vaso”.

El festín de Babette

¡Chinchín!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.