Alemania y sus regiones vitivinícolas (parte II)

Seguimos con nuestro recorrido en por la Alemania vitivinícola. Semana pasada hemos hablado un poco acerca de Ahr, Baden y Franken, 3 regiones de Alemania famosas por sus vinos. Esta semana seguiremos nuestro recorrido por otras regiones.

Allá vamos:

Hessische Bergstraße

La región vinícola más pequeña de Alemania, Hessische Bergstrasse, toma su nombre de una antigua ruta comercial romana y es un bonito paisaje de viñedos y huertos dispersos en las laderas de las colinas. La riesling y la pinot son las uvas más importantes de esta región, produciendo vinos que tienden a ser fragantes y ricos, con más cuerpo y una acidez y finura similares a los del Rheingau.

Mittelrhein

Comenzando justo debajo de Bonn y extendiéndose unos 100 km al sur a lo largo de las orillas del Rin, el Mittelrhein es una hermosa región de empinados viñedos en terrazas y algunos de los paisajes más espléndidos del mundo del vino: castillos y ruinas medievales aferrados a picos rocosos en medio del desfiladero del Rin. Casi tres cuartas partes de los viñedos están plantados con la noble uva riesling. El suelo arcilloso y pizarroso produce vinos vivos con una acidez pronunciada, que se utilizan a menudo para hacer Sekt, el vino espumoso de Alemania, donde la alta acidez es una ventaja.

Mosela

Los valles del río Mosela y sus afluentes, el Sarre y el Ruwer (pronunciado Roo-vair), son el escenario de algunos de los más bellos y románticos viñedos de Alemania. Desde Perl, como el rincón de los tres países de Francia, Luxemburgo y Alemania, el Mosela fluye por 242 km para unirse al Rin en Coblenza. Decenas de artefactos relacionados con el vino fueron desenterrados en toda la región, dejando de testigos los 2.000 años de viticultura en la zona.

El Mosela, con unas 9.000 ha de viñedos, es la cuarta región vinícola más grande de Alemania, plantada predominantemente con vides de riesling. En los valles del Sarre y del Ruwer, y desde Tréveris hasta Coblenza, la riesling y el suelo de pizarra se unen para producir vinos de una delicadeza incomparable… y con notable expresión. Son vinos blancos afrutados, ricos en acidez, a menudo con un trasfondo mineral. Los más finos envejecen con gracia y son raredades buscadas que alcanzan precios legendarios en las subastas.

Nahe

La región del Nahe debe su nombre al río que fluye suavemente hacia Bingen en el Rin. Aunque el Nahe es una de las regiones vinícolas alemanas más pequeñas, su extraordinaria gama de tipos de suelo es insuperable. Por esta razón, la región es capaz de producir vinos muy diversos de relativamente pocas variedades de uva. Los sitios más escarpados de piedra volcánica o erosionada, y los de pizarra roja y arcillosa parecen predestinados para los vinos riesling elegantes, de gran finura y un ligero picor, mientras que los sitios más planos de suelos arcillosos y arenosos producen vinos Müller-Thurgau (Rivaner) más ligeros y frescos con notas florales. La uva silvaner prospera en varios suelos y produce vinos con cuerpo y terrosos.

Vinalogamos con la silvaner

La verdad es que nunca he probado esta uva, y me quedé con muchas ganas de hacerlo. Así que iré detrás de una botella ahora y ya os contaré.

Prost!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.