Más de la Marsanne

Como hemos dicho antes, la Marsanne es una uva blanca popular que se cultiva en el norte del valle del Ródano en Francia. Los vinos producidos a partir de esta uva son de cuerpo estructurado, aromático y delicado en el paladar.

Aunque sea una de las uvas blancas estrellas del Ródano, la Marsanne recibe menos atención de la que merece.

Infográfico de Wine Folly

Los coupages

Una de las razones por la cual no se habla mucho de esta cepa, es que termina muchas veces mezcladas con otras variedades. De esta forma es difícil definir una paleta aromática de la uva, ya que difícilmente se prueba una Marsanne 100%.

La Marsanne suele ser mezcladas con la Roussane, la Viognier, o también la Clairette. Estas suelen ser sus compinches clásicos, ya que, en el Ródano, las denominaciones de orígenes, y no las cepas, tienden a tener prioridad en las etiquetas.

Marsanne sin blends

Probar un vino 100% Marsanne es toda una experiencia. Lo primero que se observa es su color intenso, incluso cuando este no está sometido a crianza. La uva es muy golosa desde un primer momento. Su acidez media hace que tenga la delicadeza y la elegancia digna de pocas uvas. Tiene un carácter afrutado moderado, pero es profundamente aromática, golosa, y delicadamente floral. A medida que envejece en botella, puede madurar con gracia durante 10 años o más, y con ello puede adquirir notas de nueces y miel.

Sin barrica es como una uva elegante de cuna, que exhala delicadeza y sofisticación con naturalidad. Con barrica, es como una chardonnay pero sin el status de estrella del pop. Me arriesgo a dar un paso más allá, y diría que la Marsanne es una estrella de ópera: no es conocida por muchos y siempre mantiene su elegancia y sofisticación.

 ¿De dónde proviene la Marsanne?

Con siglos de antigüedad, esta cepa probablemente nació en la comuna que lleva el mismo nombre, en el sureste de Francia. Justo en el corazón del valle del Ródano. Esa fuente genética ayuda a explicar no solo la continua identificación de la variedad con la región, sino también su relativo anonimato global.

El Ródano sigue siendo mucho más famoso por las variedades tintas, que constituyen la gran mayoría de la producción del valle. Fuera de Francia, los vinos blancos del Ródano son una especie de cofre del tesoro, sabemos que existe pero hay que encontrarlo. Y el mapa del tesoro no está disponible a todos.

¿Quieres probar un vino de Marsanne?

Me parece bien. Bueno, la verdad es que me parece sensacional.

Si buscas por los coupages, sugiero que busques en el Ródano. Busca un Hermitage, o un Crozes de Hermitage blanco. O sino un Saint Joseph. La probabilidad de encontrar esta uva en uno de sus blends es altísima.

Ahora, si quieres probar esta uva en toda su expresión, tienes que buscar un monovarietal. Y por qué no en Languedoc. Ahí, aunque la mayoría de sus vinos siguen con la misma filosofía del Ródano, es decir, de los coupages, es posible y mucho más fácil encontrar un monovarietal de Marsanne.

Languedoc es el nuevo tesoro de Francia. Una región que viene primoreando  cada año sus técnicas en vinos y desarrollando su personalidad propia. Búscalo ahí, que no solo te va a sorprender con el vino: tu bolsillo va a estar más que agradecido.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.