Los 12 tragos de Año Nuevo     

No quiero meterme con la tradición de nadie. Bueno sí, quiero. Pero solo para hacer este post más divertido. Como brasileña nunca he tenido esta tradición de comer 12 uvas a las 12 de la noche, cuando empieza el  año nuevo. Pero bueno, como se dice en Brasil “cada macaco no seu galho”, es decir, cada mono en su árbol. La cuestión es que estuve pensando ¿por qué se hace eso aquí?

Estuve buscando, no os voy a mentir, en google sobre el origen de esta tradición. Parece ser que cada uva representa un mes del año y que para tener buena suerte en todos los meses, hay que comer 12 uvas, en cada campanada de la media noche. Os confieso que si fuera regido por esta lógica solamente tendría suerte en los 7 primeros meses, porque allá por la octava uva mi boca ya no puede más, me atraganto con todo, ya no soy capaz de masticar tan rápido. Es decir, todo un desastre.

Llevo 13 años en Europa, 8 en España y aún no he podido comer estas 12 uvas en año nuevo. Creo que lleváis una vida de ventaja sobre mí.

Historia de la tradición

Según el libro «España», del periodista americano Jeff Koehler, hay dos teorías sobre los orígenes de esta antigua costumbre.

La primera remonta a la década de 1880. Según diarios de la época, la clase burguesa española, imitando a la francesa, empezó a celebrar Nochevieja comiendo uvas y bebiendo espumosos.

«Poco tiempo después, esta costumbre fue adoptada por ciertos madrileños que iban a la Puerta del Sol para oír las campanas de la medianoche y, muy probablemente con ironía o como burla, comer uvas al igual que la clase alta», comenta Koehler en un artículo para la radio estadounidense NPR.

Segunda teoría

Hay una segunda teoría para esta tradición. Mucho más vinculada con el vino. Esta parece que tiene sus orígenes en 1909. Este año parece ser que los productores de Alicante tuvieron una cosecha excedente de uvas blancas de la cepa típica del local, la Aledo.

El bajo precio de la uva hizo con que los productores buscasen otras formas de venderlas. Hoy en día, dichas variedades de uvas, son conocidas como “uvas de la buena suerte”. En muchos supermercados y tiendas se pueden encontrar las 12 uvas Aledo envasadas especialmente para la ocasión. La costumbre parece que se popularizó que ha cruzado mares y muchos países de Latinoamérica se adhirieron a la tradición.

Tradiciones

Si una de las dos historietas es verdad, ¿por qué no creamos nuestras propias tradiciones?. Vinálogos dice que la tradición de un Winelover, Wine Enthusiast o un simple aficcionado del vino, es que debemos tomar 12 tragos de vinos de uvas distintas en año nuevos. Es decir… vamos a empezar el año como un gran amateur de vinos, y hacer una GRAN CATA en toda regla de 12 excelentes vinos. Cada vino representa un mes. Y cada mes representa la buena suerte. ¿Qué os parece?  ¡¿No es una excelente idea empezar el año bebiendo aquello que más nos gusta; vinalogando cada trago, y celebrando con los amigos y familia un año más lleno de vinos y de Vinálogos?!

Vinálogos os desea unas felices fiestas y una Próspera Añada. Que 2019 sea un año lleno de vinos, historias, anécdotas y rodeados de amigos.

¡Feliz año y Vinaloguemos mucho!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.