La vendimia

Como wwoofers, una de las actividades que nos fue asignada en Languedoc fue participar en la vendimia. Así que para la gente que conoce el sistema sabe que se empieza muy temprano. Despertábamos a las 6 de la mañana y a las 6:45 había que estar todos reunidos para desplazarnos hasta la parcela que íbamos a vendimiar.

Creo que una de las grandes ventajas de trabajar al aire libre, en verano, y a esta hora de la mañana es poder ver el sol nacer. Creo que pocas veces nos proponemos hacer eso, y por ello quizás hemos perdidos grandes alboradas.

Mientras Stephane explicaba sobre qué uva íbamos a recoger, en qué había que fijarse, cómo había que cortarlas, yo observaba como los primeros rayos de sol iban apareciendo, y qué contraste más magnifico se daba entre el sol y la naturaleza.

Foto de Ellen Carntzen

Antes de la vendimia

Como he dicho, antes de dirigirnos a las parcelas que íbamos a vendimiar, Stephane se ponía a explicarnos acerca del tipo de uva que íbamos a recoger, cómo era y cuáles eran sus principales características. Después explicaba qué tipo de vino se hace con ella, y cómo fueron los vinos de los años anteriores. Por último explicaba acerca de los cuidados que deberíamos tener al recoger la uva y con nosotros mismos. Es decir, primero explicaba sobre las enfermedades que la cepa ha tenido a lo largo del año.

Por ser un viñedo ecológico, muchas enfermedades acaban por destrozar parcelas enteras en los primeros años de cultivo, hasta que la cepa poco a poco se va haciendo cada vez más inmune a las enfermedades. Nos explicaba cómo se identificaba dicha enfermedad en la cepa y después cómo cortar los racimos.

Por ultimo hablaba sobre las avispas y abejas que suelen hacer colmenas en el viñedo. Si fuera así, e identificásemos alguna cepa con colmenas, avispas y abejas, que no nos acercásemos. De allí cada uno recogía sus “epinettes” (tijeras de vendimia), un cubo, y un par de guantes y nos dirigíamos al viñedo.

Durante la vendimia

Momento mágico. Como prácticamente todas las parcelas estaban montadas en espaldera teníamos que trabajar en pareja. Del lado derecho, uno iba recogiendo las uvas, del lado izquierdo, otro. Y así poco a poco íbamos llenando los cubos de uvas y avanzando en nuestra fila.

Cuando terminábamos, empezábamos en otra fila. Y así sistemáticamente hasta terminar o si no, hasta la 1h. El buen humor imperaba, y dependiendo con quién hacíamos pareja, nos poníamos a hablar, contar historias, hablar de viaje o igualmente cantar.

Creo que una de las partes más bonitas fue cuando todos empezaron a cantar La Vie en Rose de Edit Piaf juntos. Empezó Florence y todos siguieron la corriente. Había quien interpretaba, tiraba los racimos de uva arriba. Todo muy divertido.

Yo iba con mi cámara de fotos, registrando todos los momentos, como en el año pasado. Pero este año también teníamos a Dan, un americano de New Jersey aficionado a la fotografía. Mucho mejor fotógrafo que yo sin duda.

Comida con todos juntos – Foto de Dan Greenberg

Post vendimia

La vendimia termina a la 1 de la tarde, con el sol pegando en la espalda. Volvemos todos a la cava, porque allí se hace una súper comida. En este momento, mientras comíamos y bebíamos los vinos de la añada pasada, Stephane hacia un pequeño discurso, agradeciendo la ayuda de todos y contando cuantas cajas hemos hecho este año, comparando con el año pasado, etc.

La fiesta de la vendimia sigue. Por la tarde toca poner las uvas en la prensa y limpiar las cajas para el día siguiente. Es bastante trabajo, pero todo muy divertido.

Nunca pensé que un trabajo así me entusiasmaría tanto. Trabajar con la uva, poder recogerla es ver el resultado de un año entero de trabajo duro llegar a tu mano. Es mucho más palpable que mucho trabajo dentro de la oficina. Y cuando el vino está hecho, ¿imaginas la posibilidad de poder beber aquello que has sembrado, manipulado y puesto tanto esfuerzo?

Este proyecto no me ha hecho pensar solamente en la importancia de un cultivo saludable y sostenible, sino que también nuestra vida podría ser siempre mucho más saludable y sostenible en todos los sentidos. Empezando por hacer algo que te gusta y donando un poco de tu tiempo a otras personas.

“Wooforice” tu vida.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.