Clairette – regiones, cultivos y DOs

Aunque es más fácil de encontrar en las regiones vitivinícolas de Francia, la clairette es cultivada también en Italia y en algunos países fuera de Europa tales como Sudáfrica y Líbano.

Cultivo

Esta varietal es difícil de cultivar, exigiendo mucho cuidado y atención especial. Esta es una de las razones de su gran caída en el cultivo en el siglo XX. Su tendencia a oxidarse rápidamente hizo que se utilizase básicamente en la elaboración de vinos de mesa.

Actualmente muchos productores consiguen combatir estos efectos utilizando técnicas más modernas de cultivo y nuevos métodos de vinificación. Los buenos vinos de clairette son leves y frescos, ricos y aromáticos, con predominio de aromas cítricos. En vinos de coupage, la varietal aparece mezclada con uvas como Ugni Blanc, Terret Blanc y Grenache Blanc.

Vendimia de la clairette

En Languedoc, la vendimia de la Clairette fue realizada junto con la grenache blanc para la elaboración de su vino Confucius.

Varietales de clairette

Los varietales elaborados a partir de la clairette son, en su mayoría, vinos espumosos. Hay una extensa cantidad de plantaciones que puede ser encontrada en el valle del Ródano central, próximas a Montelimar, donde los vinos son producidos bajo la DO Clairette de Die – que supuestamente anteceden a los espumosos de Champagne.

La Clairette de Die y su método de vinificación

Según la leyenda, el Clairette de Die es elaborado acorde con una técnica de vinificación propia; el llamado “método ancestral de la diócesis”. El secreto de su elaboración consiste en el coupage de dos varietales: la muscat blanca con racimos de grano fino y apretujados, que está presente en el vino con un mínimo de 75%; la clairette blanca que alivia los aromas dulzones de la moscatel y aporta delicadeza al vino.

Las uvas son cuidadosamente estrujadas, y depositadas en cubas, manteniendo baja su temperatura. El método recuerda cómo los Voconces experimentaron en la antigüedad, manteniendo los frascos de vino en las aguas heladas de sus ríos.

Método

La fermentación se inicia lentamente para no perder el azúcar de las uvas, llevando por los menos unos 2 meses en este proceso. Antes de que el mosto de la uva sea completamente transformado en vino, se embotella. Después se guarda por aproximadamente 4 meses en la cava, a una temperatura de cerca de 12º.

Las botellas son vigiladas constantemente por sus productores. La fermentación puede así continuar su trabajo, que terminará cuando el vino alcance un grado alcohólico de 7º a 9º grados. Ahí entonces estará listo para ser consumido.

Foto de Ellen Carntzen

Las AOCs o denominaciones de origen:

  • Cremant de Die: originalmente este vino blanco brillante y espumoso era realizado únicamente de uva clairette. Hoy por hoy, la aligote y la moscatel también forman parte de su composición y proporcionan aromas a frutas verdes. La AOC (denominación de origen en francés) existe desde 1993. En ella se estipula su elaboración a través del método tradicional, en el cual se hace su primera fermentación en cubas y la segunda en la botella.
  • Coteaux de Die: este vino blanco seco es elaborado 100% con la variedad clairette. Su AOC también data de 1993, pero su producción permanece muy baja. Además, tiene tonalidad dorada con tonos verdosos y debe degustado bien fresco.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.