¿Champagne o Cava?

Porque la nochevieja se aproxima y queremos celebrar con las famosas burbujas. Y justamente en esta época del año, cuando vamos comprar aquel vino que no hemos comprado durante todo el año, nos preguntamos; ¿cuál es la diferencia entre Champagne y Cava?

A parte del precio, que esto si es un tópico a ser comentado, el Champagne y el Cava no tienen diferencias en su forma de elaboración. Ambas se elaboran con el llamado “método tradicional”, y dan resultados a esta bebida que tanto nos llama atención. Este método, también conocido como método champagnoise, fue inventado por los franceses, pero dado que Champagne es una denominación de Origen, este nombre no se puede atribuir a otras bebidas espumosas, aunque en muchos países, principalmente los que no tienen tradición de producirla, utilizan asimismo para designar todas las bebidas espumosas que utilizan básicamente este método de elaboración.

Región

A parte de esto, si hay diferencias que deben ser comentadas. La primera y más evidente es la región: Champagne es producido en la región francesa Champagne. El Cava sin embargo es una denominación de Origen española que abarca más regiones de producción. Su localidad por antonomasia es Sant Sadurní d’Anoia, al sur de Barcelona. Allí se produce dicha bebida desde finales del siglo XIX. Ahora bien, aunque esta área se concentra hasta día de hoy 85% de la producción de Cava, el área de cultivo permitido incluye 7 comunidades autónomas. Entre ellas se sitúan Aragón, Navarra, La Rioja, Extremadura y Valencia.

Uvas

Otra diferencia sustancial entre el Cava y el Champagne son las uvas que se utilizan para su elaboración. Mientras la primera se concentra en el cultivo de la Parellada, la Macabeo y la Xarelo, la segunda se vale de la Chardonnay y de la Pinot Noir. En ocasiones se utilizan otras uvas, pero estas son las más habituales. El Cava también puede ser elaborada con Chardonnay o la variedad tinta Garnacha. Muchos productores de cava creen que al utilizar la uva Chardonnay, propia del Champagne, se pierde la verdadera personalidad y esencia del Cava, ya que es en la uva, que podemos apreciar las diferencias sustanciales entre una bebida y otra.

Diferencias de cada uva:

Macabeo – se distingue por sus aromas de fruta cítrica y frutas de huesos, notas florales exóticas como bergamota y manzanilla. Es una uva que aporta elegancia.

Parellada – se distingue por sus aromas de frutas amarillas, cítricas con notas florales. Aporta textura y cuerpo a la bebida.

Xarello – es una uva que predomina los aromas cítricos, de fruta madura, tales como manzana. Aporta notas esenciales para la acidez y la frescura a la bebida

Chadonnay – aporta aromas cítricos y de mazapán.

Pinot Noir – es una uva caracterizada por sus aromas a frutas rojas. Aporta aromas a naranja a la bebida.

Clima

Quizás ahora entremos en una cuestión bastante más antagónica entre ambas. El clima de Champagne es completamente distinto del clima del Cava. En Cataluña, en la región del Penedés, donde se elabora la gran parte del Cava, predomina un clima caluroso y mediterráneo. Estamos hablando de muchos días de sol, y temperaturas más bien amenas. Por otro lado, Champagne no goza de esta suerte. Esta última posee un clima continental, marcado por heladas, lluvias, y pocos días de sol. He de decir que cuesta creer que en condiciones tan límites saquen una bebida tan rica.

Extensión territorial

Este es un dato curioso. ¿Quién tiene más hectáreas productivas? ¿Champagne o Cava? Curiosamente van a la par. Champagne gana en 1600 hectáreas de extensión, teniendo un total de 33.600 hectáreas totales. Por otro lado el Cava posee una extensión de 32.000 hectáreas. Ahora bien, dado el pésimo clima que Champagne tiene, y las dificultades que enfrenta cada productor para conseguir sacar el viñedo adelante, imagino que la producción de cava es superior a la de champagne.

Champagne cuenta con una región linda, ya mencionada aquí anteriormente, pero muy infeliz en su climatología. Esto hace con que muchas vides se pierdan durante el año, que la producción de uvas sea escasa y la calidad ni siempre favorable. Cava tiene una región bendecida por la climatología, aunque demasiado calor también es prejudicial.

Los cambios de estaciones, el calentamiento global, el cambio climático, son factores que vienen preocupando mucho los viticultores de todas las regiones del mundo. Los últimos años hemos experimentado, tanto en Francia como en España, heladas tardías, estaciones poco definidas y por ende, una vendimia muy temprana. Todo esto han perjudicado en el ciclo de la vid y la rentabilidad de los viñedos.

Precio

Volviendo al tema inicial. Vamos hablar de dinero y de coste beneficio. Mientras los cavas de mayor consumo se venden a un precio que rondan los 6 y 8 €, los champagnes más económicos no bajan de 15€. Obviamente todos sabemos que el coste de vida en Francia es superior al de España, pero asimismo hablamos de diferencias sustanciales en lo que puede ser un gran vino para estas fechas. Hagamos una prueba:

El famoso Champagne Dom Perignon Vintage 2009, con estuche, cuesta cerca de 129€ en Bodeboca – oferta exclusiva para Premiums. La gama más alta, Dom Pérignon Blanc P2 Vintage 1998 con estuche, cerca de los 330€.

Mientra que el cava Agustí Torelló, Kripta GR Brut Nature 2008, cuesta 42,50€, o el Gramona Celler Batlle 2006, cuesta 46,90€. Ambos se sitúan en los precios más altos de cavas en la página web.

El menor precio de champagne en la página ronda los 24€, mientras el menor precio de Cava ronda los 5,50€.

¿Champagne o Cava?

Sé que en España, la gente lo tiene claro. Sería casi un sacrilegio comprar champagne para brindar sabiendo que no muy lejos hay una denominación de origen que compite en calidad y precio. El gran hándicap del Cava es que poca gente conoce. El algunos países más que otros pero, aun así solamente con gente entendida. Champagne sin embargo, ha conseguido diseminar bien el valor de sus burbujas.  Muchos países denominan cualquier espumoso como Champagne, sin conocimiento de región, denominación de origen, etc.

Con Champagne o Cava, sea cual sea la decisión, lo importante y más importante es disfrutar y compartir el momento. Porque cualquier botella vale cuando la compañía es válida (bueno, casi cualquiera). Y este es lo bonito del vino. Lo más importante es compartir. Os dejo que celebréis nochevieja con cualquiera de las bebidas electas.  Vinálogos aquí os espera para iniciar un 2018 lleno de vinos, burbujas e ilusión.

Un feliz año y una próspera añada. ¡Celebremos con vino!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.